1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Cambio social extremo

Con nuevos artículos de corte popular, el Gobierno le da al proyecto de reforma tributaria una línea social frente al paro y el descontento. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 26 de 2019
2019-11-26 09:27 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

En medio del inicio del proceso de Conversación Nacional con distintos actores del paro, el presidente Iván Duque anunció la radicación de la ponencia para nueva reforma tributaria.

Rodeado de su equipo económico y de congresistas ponentes de distintas tendencias, el primer mandatario identificó varias adiciones al articulado de la hundida ley de financiamiento. Las nuevas propuestas tributarias, incluidas en la llamada “ley de crecimiento económico” , son de corte popular y generan beneficios a grupos sociales como los jóvenes y los pensionados, que se integran el descontento social.

Fueron varias las semanas que el Gobierno envió un mensaje inequívoco sobre la nueva reforma tributaria: su texto sería idéntico al de la ley de financiamiento tumbada por decisión de la Corte Constitucional.

Esta decisión del Ejecutivo se enfrentaba con la tentación y el derecho legítimo del Congreso a modificar el articulado de esta iniciativa parlamentaria. No obstante, el propio Duque la repitió hasta el cansancio con el objetivo de brindar seguridad al sector privado y a los inversionistas, así como de mitigar la incertidumbre fiscal.

Al fin de cuentas, la ley de financiamiento, hundida pero vigente hasta fin de año, es bien recibida por los empresarios y es una pieza crucial dentro de la política económica de la administración Duque. Incluso la narrativa del Gobierno la señalaba como un factor clave dentro de las medidas que han llevado a Colombia a niveles de crecimiento del PIB superiores al 3 por ciento que se destacan en América Latina.

La nueva reforma tributaria, que impulsará Duque en conjunto con varios partidos políticos, mantiene mucho de su espíritu original, registra 45 artículos ajustados, y cuenta hoy una “cara social” compuesta por un paquete de 8 artículos nuevos dentro de un total de 136 artículos.

Estas propuestas adicionales incluyen tres días sin IVA al año para ciertos artículos y más incentivos tributarios para las empresas que generen empleo para jóvenes entre los 18 y 28 años.

Además, la ponencia contempla la reducción gradual del aporte de salud a los pensionados de salario mínimo del 12 por ciento al 8 por ciento. También se resucitó la iniciativa de devolución del 100 por ciento del IVA para las familias más vulnerables, el 20 por ciento de los colombianos.

Cada uno de estos artículos que integran el nuevo componente social de la reforma tributaria requieren de un detallado análisis técnico y fiscal que, seguramente, alimentará el debate público y el trámite parlamentario del proyecto de ley. Análisis que debe alimentar también las discusiones sobre el impacto fiscal de la reforma en su totalidad y en los que reducciones en el recaudo y nuevos ingresos sean balanceados.

Es prematuro vislumbrar las repercusiones de la movida del presidente Duque de poner sobre la mesa una reforma tributaria con cara social en medio del actual estallido social. Aunque para la Casa de Nariño, esta iniciativa de impuestos con beneficios está conectada con el proceso de la Conversación Nacional, habrá que esperar la reacción no sólo de los sectores del paro, sino también de los manifestantes espontáneos de la cacerola.

El riesgo de que el debate de la reforma tributaria se trague el espacio de la Conversación Social es altísimo. En especial cuando faltan hoy muchas claridades sobre la metodología del diálogo, la participación de los sectores sociales, su expresión regional, el rol de los moderadores y la compilación y la definición de las propuestas de cambio.

En próximos días se podrá evaluar si la “cara social” de la tributaria logró generar suficiente confianza en las calles, el mundo político y los sectores del paro, para apaciguar la rabia y ambientar la Conversación.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
@pachomiranda

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes