1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Carrasquilla toma el timón

Tras la rueda de prensa dada por el nuevo Minhacienda el viernes, quedó claro que el criterio en el manejo de la cartera será la responsabilidad. 

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 12 de 2018
2018-08-12 07:05 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La cita era a las 7 de la mañana del viernes, y a esa hora comenzó la rueda de prensa. Puntual y temprano son adjetivos con los cuales planea identificarse Alberto Carrasquilla en su segundo turno como Ministro de Hacienda. Los reporteros presentes en la cita también lo describieron como amable, abierto y conocedor, algo que sorprendió a aquellos que no cubrían la fuente 15 años atrás y tenían otra imagen en mente.

Pero más allá de las formas, lo verdaderamente importante del encuentro con los medios fueron los mensajes enviados por quien es el responsable de la marcha de la economía. El zar de las finanzas públicas entregó un parte franco que incluyó reconocer las dificultades actuales y las tareas pendientes. Tal vez la frase que resume su apreciación de la realidad es la de que “todos los problemas que encontramos, tienen solución”.

Semejante parte puede desilusionar a algunos cuadros del Centro Democrático, comenzando por el propio Álvaro Uribe, quien en las postrimerías de la administración pasada se dedicó a pregonar a los cuatro vientos que “Santos quebró al país”. Parte de esos planteamientos llegaron al discurso de Ernesto Macías el día de la posesión presidencial, quien pintó un panorama deprimente. En contraste, Carrasquilla subrayó que en el 2002 las cosas eran mucho más complicadas.

Lo anterior, claro está, no quiere decir que el camino sea fácil. Sin rodeos, el Minhacienda afirmó que lo más complejo que tiene entre manos es la salud de las cuentas estatales, porque no solo hay una estrechez evidente, sino una obligación de que el déficit se reduzca de manera importante en el 2019. Para acabar con cualquier especulación, el funcionario puntualizó que el Gobierno respeta la regla fiscal y la considera inamovible.

La manera de cortar ese nudo gordiano pasa por un examen a fondo de los gastos estatales, lo cual incluye analizar subsidios y obligaciones estructurales como las relacionadas con educación. Es de imaginar que habrá una cirugía a fondo del proyecto de ley de presupuesto que se radicó en el Capitolio a comienzos de agosto, tanto con el objetivo de recortar partidas como de reflejar las prioridades de la administración entrante y darle fondos a programas que se consideran desfinanciados.

No obstante, el plato fuerte fue el de los ingresos. Para comenzar, Carrasquilla aceptó lo que han señalado quienes han estudiado el asunto, desde expertos nacionales hasta entidades multilaterales, los cuales dicen que el recaudo tributario total debe ser más alto que el actual. Si a lo anterior se agrega que Iván Duque reiteró el compromiso de disminuirles las cargas a las empresas, el mensaje implícito es que viene una reforma que no solo buscará compensar lo que se pierda en esa reducción, sino dejar un saldo neto positivo.

La fórmula que se propondría llevaría a que un mayor número de colombianos paguen renta, con una línea de corte cerca del ingreso promedio actual, calculado en 1,9 millones de pesos mensuales. El concepto de progresividad estaría presente, al igual que el de equidad, pues la clase media no puede estar exenta del pago de impuestos.

Tampoco fue ignorada la aseveración de que se van a mirar las exenciones del IVA que ascienden a 40 billones de pesos anuales. Con el fin de revertir la regresividad del gravamen, habría transferencias para los más pobres a cambio de ampliar la base de productos cubiertos. En la lista no podía faltar el combate a la evasión, el cual pasa por una reforma de la Dian, que abarcaría más personal y tecnología, aparte de la factura electrónica.

Todo lo anterior muestra que en el Ministerio de Hacienda sigue primando el criterio de la responsabilidad. Nada de lo señalado es popular, pero el trabajo de quien está al frente de esa cartera es ser profesional. Y Carrasquilla confirmó que ese es su objetivo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado