1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

El dilema del 2019

El arranque del año en materia económica oscila entre la incertidumbre por los riesgos al alza y la esperanza de que las cosas resulten bien.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 07 de 2019
2019-01-07 07:06 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para un país que anduvo a media marcha durante la temporada de vacaciones, que oficialmente terminó este lunes, pudo pasar inadvertida la enorme volatilidad vista en los mercados internacionales a lo largo de los últimos días del 2018 y primeros del 2019.

Sin embargo, los fuertes altibajos en las cotizaciones de las acciones y de los principales bienes primarios no deberían ser ignorados, y menos ahora que el ritmo de las actividades regresa a la normalidad.

El motivo es que los especialistas hablan de riesgos al alza. Y si bien los peligros conciernen a unas regiones más que a otras, sería ilusorio pensar que Colombia logrará salir indemne de una mayor turbulencia en diversas latitudes. Debido a ello, de unas semanas para acá los pronósticos de crecimiento relativos a la economía nacional han empezado a ser recortados y ahora se encuentran más cerca del 3 por ciento anual que del 3,5 de hace unos meses.

En respuesta, no faltará el optimista que señale que, incluso si la cifra moderada resulta cierta, habría una progresión cercana a medio punto porcentual frente al año pasado. Y aunque esa apreciación es verdad, sería irresponsable desconocer que el viento en contra sopla con mayor fuerza.

Tres elementos, en particular, inquietan a los expertos. El primero es el precio del petróleo, que se mantiene por debajo de los 60 dólares el barril, 15 por ciento menos que hace un año, por cuenta de la alta producción estadounidense y el modesto comportamiento de la demanda global de crudo. Si el actual escenario se mantiene, ello no solo podría llevar a una caída en las exportaciones colombianas, sino a un recorte en las inversiones del sector y en las utilidades previstas de Ecopetrol, que deberá ser cauto a la hora de repartir dividendos.

Una baja en los ingresos externos se siente sobre la tasa de cambio que apunta a oscilar alrededor de los 3.150 pesos por dólar, con posibilidades de ubicarse más arriba en caso de que las tasas de interés en el mundo sigan ascendiendo. Tampoco hay que desconocer un eventual contagio si América Latina no logra levantar cabeza o las perspectivas de los mercados emergentes empeoran.

Además, está la necesidad de mantener la casa en orden. Tras el sabor agridulce que dejó la ley del financiamiento, el equipo económico se encuentra en la obligación de demostrar que no dejará deteriorar la situación fiscal, comenzando con un programa creíble de recortes y lucha contra la evasión tributaria con miras al 2020 y más allá. En caso de que las firmas calificadoras de riesgo adopten una postura más crítica hacia la administración Duque, aumenta la factibilidad de una devaluación mayor que la observada.

Un tercer elemento que hay que tener en cuenta está relacionado con la inflación. Si bien el resultado del 2018 fue muy bueno, los especialistas señalan peligros que comprenden el efecto del fenómeno climático de ‘El Niño’ sobre el valor de la comida, el mayor costo de los bienes importados o las consecuencias derivadas de un incremento real del salario mínimo muy superior al de otros años. Además está la discusión sobre el capítulo de ‘regulados’ de la canasta familiar, que va desde las matrículas y pensiones escolares hasta las tarifas de servicios públicos, cuya inercia es grande.

Todo lo anterior se combina con una gran incógnita respecto al comportamiento de la demanda interna en los meses que vienen. Después de que la confianza del consumidor mostró un declive significativo en noviembre se encendieron las alarmas ante la posibilidad de que el gasto de los hogares se modere.

Puesto de manera coloquial, el dilema está entre dos dichos populares: “lo mismo de antes” o “año nuevo, vida nueva”. De cómo se resuelva esa disyuntiva dependerá el desempeño de un 2019 que arranca entre la incertidumbre y la esperanza.

Ricardo Ávila Pinto 
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado