1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

El paquete de emergencia

Las medidas adoptadas por el Gobierno están encaminadas en la dirección correcta: los ingresos de los más pobres y los empleos.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
marzo 18 de 2020
2020-03-18 10:13 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Este miércoles el presidente Iván Duque anunció un paquete de ayudas económicas bajo la sombrilla de la Emergencia Económica y Social, decretada el pasado martes para contrarrestar los impactos del coronavirus covid-19.

Una lectura a los presupuestos fácticos en materia de salud pública y de aspectos económicos nacionales e internacionales, así como a los argumentos para la declaratoria de este estado de excepción expuestos en el decreto, presenta tanto la gravedad de la crisis como la magnitud de los retos a enfrentar.

Por ejemplo, cálculos del Ministerio de Hacienda estiman que, en un escenario moderado que incluye recuperación de los precios del petróleo, el crecimiento económico “se vería afectado en alrededor de 1 punto porcentual”.

Ese mismo panorama no tan negativo tendría un duro impacto en las finanzas públicas. “Se estima que el nuevo escenario macroeconómico podría inducir un deterioro en el balance del Gobierno Nacional Central de más de 3 billones de pesos en 2020 (equivalentes a 0,3 por ciento del PIB), cifra que aumentaría a cerca de 6 billones de pesos en 2021 (0,5 por ciento del PIB)”, reza el decreto.

Por los lados de la pandemia, los modelos de contagio sin intervenciones en salud pública del Instituto Nacional de Salud describen un escenario de casi 4 millones de infectados, más de medio millón de casos severos, con un costo de más de 4,6 billones de pesos.

Es necesario resaltar la consideración de que esta situación se estima “sin intervenciones en salud pública”. Estos escenarios se incluyen para sustentar la decisión de decretar un estado de emergencia que, a todas luces, se justifica.

Junto a las medidas tomadas en el frente sanitario y de la prevención del contagio, el Gobierno orienta este primer paquete a aliviar el eventual choque de ingresos que enfrentarán millones de compatriotas ante el golpe económico que implican las drásticas medidas de restricción de la movilidad y del llamado “distanciamiento social”.

Teniendo en cuenta que alrededor del 42 por ciento de los trabajadores en el país son por cuenta propia y más del 56 por ciento no son asalariados, el presidente Duque ordenó giros adicionales en tres programas de transferencias a los más vulnerables: Familias en Acción con unos 10 millones de colombianos beneficiados, Jóvenes en Acción con 204 mil personas y Adulto Mayor, con más de 1,5 millones de personas de la tercera edad.

El paquete, asimismo, incluye la aceleración de la devolución del IVA -que parte de 100 mil beneficiarios y llegará a un millón-, la reconexión del servicio de agua a un millón de colombianos, alivios a empresas de todos los tamaños y personas en sus créditos, líneas de garantía para el pago de nóminas y la eliminación del IVA a productos y tecnologías de la salud.

Las medidas adoptadas por el Gobierno Duque están encaminadas en la dirección correcta: garantizar recursos al sistema de salud, mitigar el choque económico de las medidas sobre los ingresos de los más vulnerables y aliviar cargas crediticias, hipotecarias y de nómina a personas y empresas de todos los tamaños.

El Distrito Capital, por ejemplo, anunció una política social de contingencia con transferencias monetarias, bonos y subsidios en especie, que apuntan hacia un objetivo similar al paquete de emergencia de Duque.

Estos planes de medidas sociales y económicas del Ejecutivo Nacional son acertadas. Es evidente que, si bien su costo se financiará con 14,8 billones de pesos del Fonpet, será insuficiente conforme la doble crisis sanitaria y económica perdure en el tiempo.

Por último, garantizar el abastecimiento de productos de primera necesidad sin acaparamiento ni altos precios es clave. Ahora sigue el despliegue rápido de este paquete.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes