1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Editorial

Estamos avisados

La amenaza comercial de Donald Trump en contra de México, es un campanazo de alerta que Colombia debería tomar muy en serio. 

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 03 de 2019
2019-06-03 07:07 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No es difícil pensar que en las próximas semanas, en la cuenta de Twitter de @realDonaldTrump, aparezca un trino que diga: “a partir del primero de agosto, Estados Unidos impondrá un arancel del 5 por ciento sobre todos los bienes que llegan a nuestro país de Colombia, hasta el momento en el cual el flujo de drogas ilegales que vienen de Colombia a nuestro país se detenga. El arancel se incrementará gradualmente hasta cuando el problema de las drogas ilegales sea remediado”.

¿Es exagerado ese escenario? No realmente. El texto en cuestión es el mismo escrito por la Casa Blanca el pasado 30 de mayo, con la diferencia de que la fecha es el 10 de junio, la nación amenazada es México y el desafío es la inmigración. A pesar de que una delegación del gobierno de Andrés Manuel López Obrador viajó a Washington, con el fin de convencer a la administración de que el desafío de los quieren cruzar la frontera sin permiso requiere de la cooperación y no de la confrontación, el desenlace de la gestión no está asegurado, pues las prioridades del lado norteamericano son otras.

Y es que el próximo 18, Trump lanzará en Orlando (Florida) su campaña por la reelección. El acto coincidirá con los números más altos de aprobación a su labor en los últimos dos años: entre 43 y 48 por ciento, dependiendo de la encuesta que se mire. Aunque falta un trecho largo para los comicios de noviembre del 2020, múltiples analistas señalan que si la cita con las urnas fuera hoy, el magnate repetiría mandato.

El motivo no es solo la fortaleza de la economía estadounidense, sino la confrontación con China. De tanto repetirlo, una buena proporción de la ciudadanía cree que la mayoría de los males que aquejan al llamado ‘Coloso del Norte’ provienen de afuera: migrantes, narcotráfico, violencia y terrorismo. En tal sentido, hay una especie de carta blanca a la hora de tomar medidas unilaterales, así estas impliquen atropellar a los países con que tradicionalmente ha existido un buen entendimiento.

La presión sobre los mexicanos deja en claro lo complejo que es manejar al inquilino de la Casa Blanca, con su temperamento errático e imperioso. Un par de años atrás, las alarmas se encendieron cuando Washington dijo estar dispuesto a darle sepultura al Nafta, el acrónimo en inglés del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que involucra también a Canadá. La posibilidad de que las cadenas productivas construidas por miles de industrias que involucran a los tres socios, llevó a una negociación que acabó con éxito.

Si bien el nuevo texto no ha entrado en vigencia, el entendimiento tácito era que al ceder a las pretensiones de Estados Unidos, sería posible hacer una especie de borrón y cuenta nueva. A pesar de las diferencias con su predecesor, el tono de AMLO al recibir la banda presidencial en diciembre fue de continuidad. De hecho, su gobierno se caracteriza por ser más estricto con los centroamericanos que cruzan el territorio mexicano. Ahora la estrategia queda en veremos.

Ante lo ocurrido, Colombia debería preocuparse. Todo apunta a que, a pesar de los esfuerzos en pro de la erradicación de los cultivos de coca, el área sembrada podría haber aumentado, un dato que se conocerá pronto. El tono destemplado usado por Trump hacia Bogotá en ocasiones recientes, es una señal de que la probabilidad de una descertificación es elevada y esa puede ser la cuota inicial de más castigos.

Es verdad que en otros frentes, como el Congreso, la Vicepresidencia o los departamentos de Estado y Defensa, la administración Duque ha cultivado las buenas relaciones. Pero eso importará poco para un individuo que ve contradictores, incluso entre sus aliados. Por eso, hay que actuar rápido, si no queremos que un latigazo de Washington nos encuentre con la guardia abajo.

Ricardo Ávila Pinto
ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes