1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Mejora en el último tramo

Los bogotanos terminan el mandato de Enrique Peñalosa con más orgullo y satisfacción, pero con un déficit de confianza.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 21 de 2019
2019-11-21 11:58 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace unos días el programa Bogotá Cómo Vamos (BCV) publicó su tradicional Encuesta de Percepción Ciudadana para el año 2019. Este valioso instrumento le mide el pulso a los habitantes de la capital y a sus percepciones sobre la administración distrital y las políticas urbanas.

Esta medición será la última que se tome durante el segundo gobierno del actual alcalde Enrique Peñalosa, y marca la línea base para la entrante administración de la próxima alcaldesa, Claudia López. De hecho, la encuesta se realizó en medio del proceso electoral que terminó el pasado 27 de octubre.

Los datos muestran unas ligeras mejoras en el estado de ánimo de los bogotanos frente a la capital. El 37 por ciento de los ciudadanos considera que las cosas van por buen camino. En cuanto al nivel de satisfacción, el 52 por ciento de los ciudadanos está satisfecho con la ciudad para vivir, siete puntos porcentuales más que hace tres años. Los capitalinos también han subido en su orgullo por Bogotá: un 47 por ciento en este año frente a 39 por ciento hace tres años.

En el último tramo del gobierno Peñalosa, la encuesta registra aumentos en la percepción en varias políticas claves. En salud, por ejemplo, la mejora en la sensación de los ciudadanos es de 14 puntos porcentuales desde 2016. En espacio público, solo uno de cada tres bogotanos expresa satisfacción, aunque el alza es de 11 puntos en los últimos tres años.

La seguridad urbana es una de las políticas distritales donde la percepción cuenta con un peso inmenso. Entre 2016 y 2019, la visión de seguridad en toda la ciudad subió 8 puntos y se ubicó en un 27 por ciento, la más alta en los últimos diez años de medición.
El alza frente a la percepción de la seguridad en el barrio fue, asimismo, de 8 puntos porcentuales, alcanzando el 50 por ciento. La tendencia al alza en estos indicadores habla bien del esfuerzo del alcalde Peñalosa y su equipo de gobierno en esta recta final.

No obstante, al igual que en el debate electoral recientemente finalizado, la movilidad es uno de las temas prioritarios en la agenda urbana de los capitalinos. Fueron siete los puntos porcentuales en que cayó la percepción sobre la duración de sus trayectos diarios, mientras que solo el 13 por ciento cree que el servicio de TransMilenio ha mejorado.

La administración Peñalosa ha sufrido bajos índices de respaldo ciudadano durante la mayor parte de su mandato. En los últimos meses, el palacio Liévano ha desplegado una agresiva estrategia de entrega y avance de centenares de obras acompañada de un giro en su abordaje en comunicaciones.

Al volcarse en la ejecución y la visibilización de la gestión, el Distrito le transmitió a los bogotanos la sensación de un gobierno enfocado a un activo final de periodo. Sin embargo, el nivel de esas ejecutorias no se tradujo en una repunte en la favorabilidad del burgomaestre.

Si bien en los últimos dos años la imagen de Peñalosa pasó en esta encuesta de 16 por ciento a 29 por ciento, y la confianza del 10 por ciento al 16 por ciento en el mismo periodo, siguen siendo guarismos bajos que reflejan una alta desconexión entre el mandatario local y los capitalinos.

La línea base que recibe la entrante administración cuenta con dinámicos crecimientos en el nivel de orgullo y satisfacción de los ciudadanos con la capital. Casi cuatro de cada diez bogotanos afirman hoy que su situación económica mejoró, y sólo el 14 por ciento de los habitantes de la ciudad se considera pobre.

Los retos en materia de desarrollo económico para la nueva administración López- también compilados por Bogotá, Cómo Vamos- refleja una agenda orientada a los temas sociales como salud, empleo y educación. Para los capitalinos esos son temas a los que se debe prestar más atención.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes