1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

No más dilaciones

La subasta del espectro no debe sufrir más demoras. Es necesaria para materializar los beneficios sociales y económicos de la ley TIC. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 12 de 2019
2019-11-12 09:49 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

El Gobierno logró sacar adelante la ley de modernización del sector TIC, necesaria para facilitar inversiones para el cierre de la brecha digital entre colombianos.

Esta nueva legislación responde la realidad de Colombia como uno de los países con peores niveles de conectividad de la región, por debajo de Bolivia. La ley TIC es, además, el soporte para la subasta actual en las bandas de 700, 1.900 y 2.500 MHz.

En este proceso se establecieron condiciones favorables para todas las empresas de telecomunicaciones: permisos de uso a 20 años, una estructura de pagos en 17 años y un mayor puntaje a quien conecte zonas rurales, garantizando la filosofía de mayor beneficio social antes que económico.

Esta subasta del espectro es una necesidad. En la región, en los últimos 6 años, se han adelantado subastas de espectro en la banda de 700 MHz en Argentina, Chile, Brasil, México y Perú.

Colombia, desafortunadamente, sigue rezagado en este propósito: hace 25 años no se subasta espectro de bandas bajas, necesarias para llegar a los millones de colombianos hoy no conectados. Todos los países que han lo han asignado, han podido reducir las tarifas a los usuarios hasta en un 70 por ciento. Constituye una poderosa herramienta para incentivar la inversión y la competencia.

El camino de la subasta ha sido lleno de vicisitudes. Cumplido el plazo estipulado por el Gobierno, solo se había recibido la carta de intención de Claro. Ese mismo día el ministerio TIC amplió el plazo hasta el 12 de noviembre, generándose el debate sobre si todos los operadores estaban comprometidos en serio con el proceso.

El pasado 8 de noviembre el Ministerio sorprendió con una resolución donde declaraba desierta la subasta y publicó una nueva convocatoria, cambiando algunas condiciones para responder a la nueva realidad del mercado, en especial las condiciones financieras.

Uno de los temas más álgidos de la primera resolución de subasta consistía en que el MinTIC había decidido no revelar el precio de reserva, con el objetivo de incentivar la puja entre los participantes, en razón a su decisión de sacar todo el espectro disponible en las tres bandas.

Sin embargo, Telefónica y Tigo públicamente alegaron que esto era un despropósito, dado que ellos no podían calcular sus modelos financieros. Este es un argumento extraño si se cuenta que se tiene el precio de referencia del espectro temporal que tiene Avantel en 700 MHz y que el precio de reserva se calcula bajo variables de mercado publicas y referentes internacionales.

La nueva resolución publicada revela el precio de reserva pero modifica la cantidad de espectro a entregar, de forma que si solo se presentan 2 oferentes se asignan 50 MHZ, si lo hacen 3, 70 MHZ y si son mas, 90. Es decir, cambia el elemento de puja de precio a oferta de espectro.

En el caso peruano hace apenas 3 años se pagaron 100 millones de dólares por 10 MHZ. Ahora bien, si el mercado colombiano es el doble al peruano, es de esperar en la subasta valores mínimos de 200 millones por cada bloque a ser asignado.

Este es un llamado a las empresas de telecomunicaciones: no juguemos a los dados con este servicio vital para el desarrollo productivo del país. Como bien se ha dicho por la Ocde, la velocidad de descarga de internet puede incrementar hasta en un 1 por ciento el PIB de un país.

Es evidente el compromiso del MinTic en sacar adelante esta subasta de espectro y brindar a la industria de las telecomunicaciones de mejores condiciones e información. Asimismo, es momento del reconocimiento del esfuerzo de un país que moderniza su normativa para atraer inversiones que mejoren la conectividad. La subasta se necesita sin más dilaciones.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
​Twitter: @pachomiranda

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes