1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Salud y Trabajo

El presidente Duque debe anunciar cuan- to antes los nombres de los nuevos ministros en estas carteras con agendas sociales claves.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
febrero 03 de 2020
2020-02-03 10:23 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Hace más de un mes renunció el ministro de Salud, Juan Pablo Uribe, y, desde entonces, ejerce el cargo el viceministro, Iván Darío González.

La semana pasada el presidente, Iván Duque, anunció el paso de la actual ministra de Trabajo, Alicia Arango, a la cartera de Interior. Esto implica que en cuestión de pocos días dos carteras a cargo de agendas claves en materia social quedarían en interinidad.

El viceministro González no solo ha seguido los lineamientos y prioridades del exministro Uribe -cuya gestión recibió reconocimiento incluso por bloques opositores al Gobierno- sino también ha ejercido su encargo de una manera competente y acertada.

Lo anterior se ratifica en decisiones recientes tomadas por el Ministerio de Salud que apuntan a reducir las inequidades del sistema. Se trata del decreto que prioriza la atención de la población pobre sin aseguramiento, que incluye a menores de edad y poblaciones vulnerables, así como el acceso a este servicio básico a más de 400 mil migrantes venezolanos.

Otra decisión reciente en materia de salud es la expedición de una resolución para el control de los precios de más de 770 medicamentos. Dentro de las drogas que reducirán su costo con multimillonarios ahorros al sistema se encuentran fármacos para tratar la diabetes, cáncer y problemas renales, entre otras enfermedades.

En otras palabras, el Ministerio de Salud sigue cumpliendo con las distintas políticas aún sin contar con una cabeza designada en propiedad. No obstante, toda entidad requiere un liderazgo con vocación de permanencia y estabilidad que la conduzca hacia nuevos objetivos.

Si a lo anterior sumamos la creciente alarma global por la expansión del coronavirus chino, la necesidad de un pronto nombramiento gana urgencia cada día más. Sería muy grave que Colombia reportara su primer caso oficial del virus sin la máxima autoridad del sistema de salud.

Una situación similar podría presentarse en pocos días en el Ministerio de Trabajo cuando la actual ministra Arango deje el cargo para manejar la cartera de la política.

Este relevo se está dando en momentos en que el país está discutiendo la necesidad y la urgencia de abordar reformas en los regímenes laboral y de pensiones. De hecho, las más recientes declaraciones de la saliente jefe de la cartera han dado más detalles sobre las prioridades del Gobierno en esta materia.

La ministra Arango habló de que Colombia debe cambiar su forma de emplear y defendió varias formas de flexibilización laboral, como la contratación por horas. Asimismo, ha ratificado, al igual que el presidente Duque, que el énfasis será en “protección para la vejez”.

La demora en la definición del nuevo ministro de Salud -y a la que podría añadirse la cartera de Trabajo pronto- está ligada a la eventual crisis ministerial, producto de un acuerdo entre la Casa de Nariño y varios partidos políticos.

De hecho, en este mes de interinidad, han surgido nombres de potenciales nuevos MinSalud con distintos orígenes y trayectorias políticas. Si bien la entidad está siendo hoy dirigida con acierto, la posibilidad de estar dentro de la repartición burocrática del eventual acuerdo mantiene en alerta a todo el sector.

Está en manos del presidente Duque acabar con la incertidumbre de las autoridades, profesionales y gremios de la salud al anunciar cuanto antes el nombre del próximo Ministro del ramo.

Lo mismo podría hacerse con el MinTrabajo que diera luces sobre la dirección del Gobierno en materia laboral y pensional. Mucho mejor si reformas en estos sectores sociales claves están dentro del acuerdo.

En momentos de descontento y malestar social, la claridad sobre los cambios es fundamental para un debate público informado.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes