1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Editorial

Tras la salud, la economía

Sin descuidar la prioridad de proteger la salud, se deben discutir ayudas que mitiguen los impactos económicos de las medidas contra el virus. 

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
marzo 16 de 2020
2020-03-16 09:36 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

A once días de la confirmación del primer caso de coronavirus en Colombia, las más de 25 medidas que el Gobierno ha adoptado empiezan a sentirse.

No solo afectan radicalmente las rutinas de los colombianos -suspensión de clases, trabajo en casa- sino también generan costos e impactos para distintos actores económicos- cierres de establecimientos de distinto tipo, eventos masivos cancelados, choques a turismo y aerolíneas, cierre total de fronteras, etc.

El debate público, propio de una democracia viva, se está presentando alrededor tanto de la pertinencia o intensidad de cada medida como de su demora o su carácter oportuno.

Hasta el momento, la mayoría de las decisiones que el presidente Iván Duque viene adoptando, son sensatas, basadas en la ciencia y sostenidas por razonamientos técnicos aunque debe agilizar su toma de decisión.

No obstante, el ejercicio de la democracia está precisamente en la discusión y la crítica de esas medidas, en este caso contra el covid-19, y no en los llamados a desobedecer o desconocer las instrucciones que el Gobierno decreta.

Es deber de los ciudadanos, los hogares, las empresas y demás actores económicos cumplir con esas restricciones que demanda esta situación sin precedentes históricos. En especial, cuando en próximos días muchas empresas, pymes y colombianos del común empezarán a sentir los impactos de las medidas adoptadas en sus bolsillos.

El cierre de fronteras, las restricciones de viajeros y el trabajo en casa, entre otras decisiones, ya están golpeando a muchos sectores como el turismo, transporte aéreo, la hotelería, el entretenimiento y el ocio.

Clubes, bares, cines, cadenas de gimnasios, universidades y colegios y otros establecimientos comerciales están cerrando. En muchos casos estos negocios no esperaron las decisiones del Gobierno y pusieron el interés de la salud pública por encima de sus utilidades.

Detrás de cada una de estas empresas -grandes, pequeñas y medianas- así como de ciudadanos contratistas o asociados a esas cadenas de valor, están empleos, ingresos y hogares que hoy están restringidos y que pueden estar en peligro de acabarse.

Hasta este momento y como era de esperarse, el grueso del paquete de medidas que el Gobierno nacional y los locales han tomado se han concentrado en la crisis sanitaria de la pandemia. Incluso, las restricciones de viajes y el trabajo en casa tienen como objetivo prevenir mayores contagios vía el “distanciamiento social”.

La prioridad máxima en estos momentos es la protección de la salud de los colombianos mediante la detección de nuevos casos -ya van 57 oficiales-, el tratamiento de los enfermos y la prevención de nuevos casos. Sin descuidar esta prioridad, es momento de empezar a discutir ayudas que mitiguen los impactos económicos de las medidas contra la pandemia.

No se puede dejar crecer la falsa disyuntiva entre salud pública y economía. No se trata de un juego de suma cero donde las medidas sanitarias solo generan daño económico. O lo que es peor: que las decisiones sobre salud pública no se toman para evitar tocar los intereses económicos de algunos sectores.

Es inevitable que las medidas contra el coronavirus golpean directa y severamente a unos sectores productivos más que a otros. Asimismo, trabajadores informales y por cuenta propia ven sus ingresos diezmados por el distanciamiento social y el teletrabajo.
Ya el Gobierno anunció ayudas para el turismo y las aerolíneas, pero las recientes medidas ya han ampliado el espectro de los perjudicados. Hoy ya hay empleos, empresas e ingresos en riesgo que requieren de que el Gobierno les tienda una mano. Muchos de ellos cerraron por solidaridad y empatía con la pandemia.

Francisco Miranda Hamburger
framir@portafolio.co
Twitter: @pachomiranda

Recomendados

  • OPINIÓN
  • NEGOCIOS
  • TENDENCIAS
  • MIS FINANZAS

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes