1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Las ‘recetas’ anticorrupción de la CAF

Mucha tinta ha corrido en el análisis de las negativas consecuencias de la corrupción en las economías de la región.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
noviembre 07 de 2019
2019-11-07 10:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

La corrupción es una de las problemáticas que hoy más preocupan no solo a los colombianos, sino a los habitantes de las restantes naciones latinoamericanas.

Mediciones de Transparencia Internacional muestran que la percepción de corrupción en la región es mucho mayor que en los países ricos.

Las prácticas corruptas están generalizadas por casi toda América Latina, aunque Costa Rica, Chile y Uruguay registran valores cercanos al mundo desarrollado.

Los ciudadanos sufren estas situaciones en su diario vivir. Casi un cuarto de los latinoamericanos afirma que les han solicitado un soborno en el último año y el 10 por ciento de ejecutivos y propietarios de empresas dicen que pagan coimas para ganar contratos de los gobiernos.

Mucha tinta ha corrido en el análisis de las negativas consecuencias de la corrupción en las economías de la región. Las actividades de los corruptos golpean directamente el crecimiento económico en sobornos, sobrecostos, distorsiones en las decisiones de inversión e ineficiencias en la asignación de los recursos públicos y privados.

El reporte de Economía y Desarrollo de la CAF, “Integridad en las políticas públicas”, propone atacar este flagelo desde cuatro ámbitos: el control a la función pública, los mecanismos de entrada a la burocracia y a la política, la transparencia y el monitoreo ciudadano y la regulación de los intereses privados.

La “receta” de la CAF incluye, por ejemplo, reforzar la vigilancia de los conflictos de interés y de las actividades de cabildeo. Los intereses privados deben regularse mejor en especial en sectores mucho más susceptibles de la captura, como la construcción de obras públicas, el sector extractivo, la salud y los servicios públicos.

No hay una fórmula mágica única para enfrentar y reducir los altos índices de corrupción que aquejan a América Latina. Pero sí es posible generar círculos virtuosos de dirigentes políticos, interés ciudadano y alternancia democrática que impulsen las reformas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes