1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Miranda Hamburger
Brújula

Licencia para bloquear una ciudad

Los impulsores del paro buscan el fin de la normatividad sobre la suspensión de las licencias de conducción.

Francisco Miranda Hamburger
Director de Portafolio
POR:
Francisco Miranda Hamburger
septiembre 26 de 2019
2019-09-26 10:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2019/09/16/5d7ff0bcd1bd5.png

Tres días duró Bogotá en un paro de transportadores informales que afectó no solo a la capital sino a sus municipios aledaños. 72 horas de graves alteraciones en la movilidad de la ciudad que damnificó a cientos de miles de pasajeros y que resultaron en decenas de actos de vandalismo.

La protesta se promovió a través de redes sociales desde el pasado fin de semana por conductores de diferentes modos de transporte público formal e informal como buses, taxis, camiones, plataformas, bicitaxis, entre otros. Los impulsores del paro buscan el fin de la normatividad sobre la suspensión de las licencias de conducción.

Estas manifestaciones, que afectaron buses, vehículos y peatones, tomaron por sorpresa a las autoridades tanto policiales como de transporte. Aunque con frecuencia Bogotá es escenario de protestas y paros con distinta intensidad, no deja de sorprender la facilidad con la que un puñado de personas son capaces de poner en jaque a una capital de ocho millones de habitantes.

La falta de anticipación también afecta al Ministerio de Transporte así como a otras entidades. Si las molestias son dirigidas a las leyes de tránsito, las infracciones y las licencias, y amenazan con parar la capital, lo mínimo que se espera es mejor coordinación interinstitucional para una respuesta más efectiva.

A las protestas de transportadores se sumaron fuertes disturbios centrados en la Universidad Distrital, también en Bogotá. Estas manifestaciones estudiantiles, acompañadas de choques con los escuadrones antimotines de la Policía, se desplazaron a otros centros educativos como la Javeriana, la Nacional y el Colegio Mayor de Cundinamarca.

No sobra repetir que el derecho de protesta no es una licencia para colapsar una capital. En especial cuando los motivos de la manifestación son un permiso para incumplir las normas. Mintransporte y promotores del paro están sentados en una mesa técnica para revisar los temas. Sin embargo, no podemos olvidar que la legalidad en el transporte ayuda a la formalidad y a la seguridad vial.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes