1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Montes
columnista

Avidez monetaria del bitcóin

El bitcóin es una ilusión monetaria asociada a un diseño virtual sostenido por un efecto rebaño que se ha alimentado por los incrementos nominales de su precio.

Francisco Montes
POR:
Francisco Montes
diciembre 21 de 2017
2017-12-21 09:15 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4aa125444d.png

El bitcóin es una ilusión monetaria asociada a un diseño virtual sostenido por un efecto rebaño que se ha alimentado por los incrementos nominales de su precio. Se ha convertido en tema de moda, pero, al mismo tiempo, etéreo. No tiene sustento económico. No obstante, ha creado gran expectativa entre un gran número de personas.

Los riesgos de pérdidas, como ya lo han expresado expertos, son incalculables. En estos momentos solo están viendo los incrementos que se han producido en su precio. En la bolsa de Chicago empezaron a experimentar con contratos futuros. ¿Todos pensarán en ‘corto’? ¿Quién cubrirá los que se vayan ‘largo’?

Esta ‘ilusión’ no tiene nada de apoyo desde el sistema productivo. No tiene ninguna relación con las variables económicas. Es interesante el número de personas interesadas por comprar bits. En economía todo tiene un subyacente. Así las cosas, en razón a los incrementos que ha tenido su precio, deberíamos creer que la economía mundial está en su mejor momento. Considerando las relaciones de causalidad y correlación existentes entre las variables económicas como, por ejemplo, el dinero circulante, la inflación, la tasa de interés y el empleo, el bitcóin no tiene una ubicación que represente un comportamiento lógico dentro del modelo actual y las dinámicas cuantitativas entre cada una de ellas. Esto nos indica que está por fuera de la realidad económica y social. Si el bitcóin representara la realidad económica debemos desde ya pensar que el problema de la pobreza y el de la asignación eficiente de recursos quedará resuelto.

Lo paradójico del asunto es que a pesar de ser algo totalmente ilegal y tener altos riesgo, las autoridades y muchas personas, como también los medios de comunicación, a toda hora hablan y expresan las intenciones por comprar los llamados bitcóin, o cualquier otro algoritmo que simbolice monedas. Hay aquí una muestra de la contemplación existente en la sociedad sobre asuntos ilegales. Pero como el bitcóin representa la probabilidad de generar altas ganancias nos hacemos los de la vista gorda. Entre otras cosas, nos aterrorizamos cuando en los asuntos políticos se presenta irregularidades de grandes comisiones por gestionar proyectos.

El bitcóin no es más que un oportunismo creado así como las pirámides que han estafado a millones de personas. Es la oportunidad que encontraron los fanáticos de la tecnología virtual para lograr cubrir su codicia monetaria. La tecnología se ha convertido en el medio para saciar la avidez de riqueza.

En nuestro caso, las autoridades de Colombia, hasta el momento, han sido cómplices de la evolución del avatar económico. Es increíble cómo se ha permitido que el tema se motive, incluso desde medios de comunicación. Es una gran burbuja virtual que representa un nuevo avatar en la economía.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado