1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

Conciencia, amor y paz interior

El reto es enamorarte de Dios y comprobar cómo la constante conexión con Él hace que se esfumen los miedos, las dudas, las cuitas y la enfermedad.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
septiembre 13 de 2018
2018-09-13 09:08 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Estos son los tres tesoros buscados y amados por los sabios y los místicos de todas las culturas como Rumi, Buda, Jesús, Francisco de Asís o Yogananda.

Buena conciencia es alinear tu cuerpo con tu mente, y armonizar tu mente con tu corazón y tu espíritu. Es ser transparente, liderar tu propia vida y lograr una sabiduría superior. Entonces, es fácil para ti amarte y amar. Potencias tu sentido de responsabilidad y te centras en el bienestar de todos los demás. No puedes darte el lujo de frenar tu avance con pensamientos centrados solo en ti mismo y en decisiones basadas en el ego soberbio.

Con autodisciplina, humildad y servicio, construyes una morada de luz y caminas en el sendero del espíritu. Eso pide decidir con amor, valorar a los otros y tratarlos con bondad y no con los clichés del ego. Sé consciente de que tu espiritualidad te centra en el amor. Saca cada día espacios de paz, elige relajarte y sumergirte en tu conciencia, entonces fluyes con Dios en la calma del amor sin batallas internas.

Tener conciencia es despertar y vivir alerta en el aquí y en el ahora. Según Krishnamurti es caer en la cuenta de quién eres, qué haces, dónde estás y hacia dónde te diriges. Es como la base de una pirámide y, ya sobre ese fundamento, te puedes elevar a un estado superior y ser coherente y consistente. El secreto es mejorar en tres campos: esmérate en conocerte y autovigilarte siempre sin excusas peregrinas. Es un estado de alerta constante para amar y alcanzar sabiduría; mejora cada día tus acciones, tus pensamientos, gestos, decisiones, emociones, hábitos y palabras, y dedica tiempo a estar en comunión con la realidad y acepta los hechos y las personas tal como son.

Pregúntate con frecuencia: ¿para dónde voy?, ¿qué necesito aprender?, ¿qué necesito cambiar?, ¿cuál es mi misión? El filósofo griego Pitágoras enseñó a sus seguidores el arte de examinarse con buenas preguntas. No te identifiques con las cosas, evita el sopor de una conciencia anestesiada y vive alerta y vigilante. Eres feliz si vives sincronizado con el presente y te apoyas en ti mismo y no en lo vano y lo aparente. Tu mejor aliado es el amor incondicional y con su magia no juzgas, respetas y eres compasivo. Tu ganancia está en expandir tu conciencia, armonizarte y unificarte.

Si vas a lo esencial alcanzarás la paz tan deseada y la seguridad de tener lo que necesitas en cada momento. El reto es enamorarte de Dios y comprobar cómo la constante conexión con Él hace que se esfumen los miedos, las dudas, las cuitas y la enfermedad. En tu espíritu como chispa divina está la verdadera fuente de energía interior que equilibra tu cuerpo y tu psiquis, pero necesitas alimentarlo cada día.

Mi libro, El sendero del espíritu, te ofrece una guía para eso, ayudas y herramientas. Decide romper todas las ataduras, gana la libertad interior y serás el dueño de ti mismo. Todo el tiempo que dedicas a relajarte, orar y meditar te energiza, te calma y te revitaliza. Puedes esperar lo mejor cuando cuidas tu paz interior, y lo peor si y te subyugan los bajos instintos y los delirios del ego. Ahora bien, si te sosiegas y te reconoces, vuelves a lo esencial y no te desgastas en asuntos de poca importancia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes