1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
Columnista

Ser flexibles y creativos

Cambiar y crear es un reto y lo disfrutas si tienes capacidad de asombro, dedicación y mente abierta.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
septiembre 26 de 2019
2019-09-26 10:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

El fracasado vive por inercia y para él la palabra imaginación está en los diccionarios, no en su trabajo ni en sus relaciones. Su vida está marcada con el estigma de la rutina y, casi siempre, una crisis o la competencia lo sacuden y puede que lo despierten y lo impulsen a renovarse. Un problema o una crisis es el aguijón que necesitan los indolentes para salir de su letargo y atreverse a cambiar, crear e innovar.

El experto en estrategia económica Kenichi Ohmae asegura que ser flexibles y creativos es vital en el siglo XXI. En su libro El próximo escenario global cita los casos exitosos de Irlanda y Finlandia gracias a “un nivel de educación alto y su mentalidad abierta”. Dice: “la mayor ventaja está en la capacidad de combatir los viejos hábitos y ajustarse a la cambiante realidad”.

Cambiar y crear es un reto y lo disfrutas si tienes capacidad de asombro, dedicación y mente abierta. Sal de la zona de falso confort, libera tu imaginación, sueña con nuevas realidades y no te apoltrones en el sillón de la rutina.

La confianza en ti mismo es la convicción que te mueve a sentirte bien, seguro y lograr las metas. Cuando alguien dedica tiempo a practicar con la guitarra o el computador, aumenta su confianza en la habilidad para usarlos.

Confiar y actuar son las alas que te sacan del lodazal de la indiferencia y te llevan al cielo del éxito. Enséñate a afirmar sin cesar, crea imágenes de lo que afirmas ya viéndolo y agradece siempre. Afirmar, visualizar y agradecer (AVA) es una técnica eficaz para alcanzar lo que anhelas si la repites y repites hasta crear un hábito.

La mejor defensa ante la apatía es desarrollar una verdadera autoconfianza. Si empiezas a dudar de ti mismo, te resultará complicado o imposible conquistar tus metas. Tu tesoro es cultivar el amor a ti mismo y, al mismo tiempo, una humildad genuina y serena, y ser flexible.

Entonces valoras tus dones sin ego, asumes tus fallas con sencillez, admiras lo bueno de los demás y estás abierto a los cambios y a un trabajo en equipo. El desafío es actuar ya mismo, es obrar en el ahora.

¡Ahora, ahora, ahora! Importante palabra que me convoca a estar centrado en el instante que se escapa. Amar ahora, decidir ahora y ahora actuar; es el único momento que tengo seguro.

Bien dice un proverbio hindú, “el ayer no es más que un recuerdo y el mañana un fugaz anhelo con traje de incertidumbre, actúa bien ahora”. Aplazar es un burdo engaño fuente de grandes sinsabores. Dios de mi vida, me ayudas a aprovechar el instante y a vivir con una atención plena, a estar presente.

Es tan fácil estar presente con el cuerpo y no con todo el ser, es tan común ver sin mirar, oír sin escuchar, tocar sin sentir, tragar sin saborear, oler sin disfrutar y querer sin amar.

Ahora doy gracias por tantas bendiciones, ya mismo miro el cielo y siento el sol o la lluvia que cae en este instante. Ahora mismo decido actuar con esa determinación, ese coraje y esa pasión que lleva al triunfo a los mejores deportistas. Elijo dar lo mejor y en un mundo mutante mis herramientas son la flexibilidad y la humildad. Con ellas vivo abierto al cambio y me adapto sin hacer resistencia.

Gonzalo Gallo González
Escritor-Conferencista
oasisgonzalogallo@gmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes