1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Restrepo L.
columnista

Derecho hacia el ‘top of mind’

La falta de alimentos suficientes y calificados para la población infantil es una violación sistemática a su derecho fundamental.

Gonzalo Restrepo L.
POR:
Gonzalo Restrepo L.
julio 25 de 2018
2018-07-25 09:32 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c632e2841ef.png

La cotidianidad de miles de niños colombianos tiene tantas adversidades que solo alcanzamos a darnos cuenta de algunos de los temibles casos en que sus derechos son vulnerados. En nuestro acercamiento a la población infantil con desnutrición crónica o con riesgo de padecerla, entendemos que el sufrimiento callado por la falta de alimentos suficientes y calificados, es una violación sistemática a su derecho fundamental a la adecuada alimentación.

Por eso la insistencia de que el tema esté sobre la mesa de quienes deben tomar decisiones, basados en los principios y leyes para proteger la salud y el bienestar de los niños, considerando que la alimentación de la niñez es mandato constitucional (Artículo 44), se incluye en el Código de Infancia y Adolescencia (Artículo 24) y en la Ley 1804 de 2016, la cual establece la política de Estado para el desarrollo integral de la primera infancia de Cero a Siempre.

Como humanidad, hemos descubierto que la palabra oral y escrita tiene un poder innegable que le da a los hechos una trascendencia especial. Desde la invención de la escritura, herramienta de preservación y comunicación por excelencia, nos dimos cuenta de que los acuerdos y consensos, los adelantos y las grandes soluciones para asuntos bárbaros o triviales, adquieren un carácter superior cuando, luego de hablar sobre ellos y decidir colectivamente qué es lo esperado, se registran para la posteridad.

Así que ha sido una verdadera fortuna el que hayan sido reconocidos, declarados y escritos de manera preferencial los derechos de los niños, después de descubrir que son sujeto de protección especial, dadas sus condiciones de indefensión y vulnerabilidad, y que los adultos son sujetos con responsabilidades ante ellos: Estado, familia y sociedad.

Colombia, además de reconocerlo como derecho fundamental, amparado constitucionalmente, ha ratificado o suscrito varios tratados y convenios internacionales, como es el caso de la Convención sobre los Derechos del Niño, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas del 20 de noviembre de 1989 y aprobada por el Congreso mediante la Ley 12 de 1991, en la que se armoniza el principio que establece el interés superior del menor y se incluye la alimentación en la categoría de derechos a la supervivencia y el desarrollo.

El derecho a la alimentación adecuada y suficiente se reconoce ampliamente, está escrito dónde debe ser, pero le falta posicionamiento. Las necesidades de los niños exigen que el Estado, la familia y la sociedad tengan en su mente siempre, si sus acciones u omisiones o sus escogencias y renuncias, consideran el alivio del hambre en la población infantil como prioridad, y no solo cuando las consecuencias de la falta de protección, compasión o interés son irremediables o irreversibles.

No sirve tanto el rotundo rechazo de la mortalidad o la morbilidad maternoinfantil por causas asociadas a la desnutrición; es más efectivo el tener presentes a los niños que están en riesgo de no crecer sanos y felices, y actuar sin indiferencia, no para hacerles un favor, sino porque es su derecho fundamental, y estamos en mora de restablecerlo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado