1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
León Teicher

Esclarecer: las siete verdades

Solo si encontramos nuestra propia verdad reflejada, aunque sea, en buena parte, tendremos posibilidad de convivencia y no repetición.

León Teicher
POR:
León Teicher
junio 09 de 2019
2019-06-09 02:05 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc243c64c9.png

Comienzo –por necesidad en época de clasificaciones entre amigos y enemigos de cualquier cosa– diciendo que considero que haber logrado un acuerdo de paz con las Farc es un enorme logro positivo para Colombia. Y que se debe hacer todo lo que se pueda para que los exguerrilleros que cumplan con lo pactado tengan la oportunidad de vivir en la legalidad y libertad en que vivimos los colombianos cumplidores de la ley.

Establecido que no soy ‘enemigo de la paz’, como se calificó durante las elecciones de 2014 a quienes tuviésemos dudas sobre los términos de la negociación, me siento en libertad de decir que, por la manera como el tema se ha manejado por líderes proacuerdo y antiacuerdo, esa paz con Farc se está haciendo a costa de generar y profundizar un conflicto entre ciudadanos de bien.

Un proceso de tal importancia y magnitud debería dar paso a tiempos de real paz y convivencia en nuestro país. En cambio, las extremas de ambos lados se atacan ferozmente todos los días, en ámbitos físicos y digitales, y nos arrastran a unos y otros hacia lo que hemos llamado ‘polarización’.

Para quienes ven el proceso de La Habana con profunda convicción de que debemos estar dispuestos a sacrificar justicia a cambio de paz, todo el que en algo se oponga es un enemigo de la paz, inculto, de extrema derecha. Y para quienes, convencidos de corazón de que no se debe sacrificar justicia a cambio de dejación de armas y reincorporación, el ‘otro’ es cómplice de terrorismo y narcotráfico, de extrema izquierda.

Cada persona, en el campo o en las ciudades, vivió el conflicto de forma diferente. Por eso no hay una sola verdad. La verdad de la campesina esclavizada por la guerrilla, violada y obligada a abortar es una; la del pequeño agricultor presa de fuego cruzado y de abusos por parte de miembros de la fuerza pública es otra. La verdad del guerrillero convencido es una, la del comerciante cuyo pariente cercano fue secuestrado y nunca regresó, es otra. La experiencia de familias desplazadas del campo por amenazas y despojos es diferente a la de familias desplazadas del país por secuestro y extorsión.

Por ello, los objetivos de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la No Repetición son opuestos y contradictorios entre sí. El loable, meritorio e intenso esfuerzo de los miembros de dicha Comisión para explicar y aclarar (esclarecer) la verdad nos llevan a la inevitable lucha de muchos por demostrar que ‘esa no es la verdad’, a profundizar y perpetuar la división. Solo si encontramos nuestra propia verdad reflejada, aunque sea, en buena parte, en el resultado del trabajo de la Comisión, tendremos posibilidad de convivencia y no repetición.

Por eso, respetuosamente, sugiero que se acepte oficialmente que hay ‘Siete Verdades’ (o el número plural que sea) y que nuestras energías –hoy enfrascadas en la discusión del verdadero pasado– se concentren en construir, ese sí común, un pacífico, digno y próspero futuro.

Empresario

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado