1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Luis Guillermo Plata Páez
columnista

Un ejemplo a seguir en transformación empresarial

El sector de bebidas alcohólicas es un asunto que no se debe pasar por alto.

Luis Guillermo Plata Páez
POR:
Luis Guillermo Plata Páez
octubre 30 de 2019
2019-10-30 08:58 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7cd0d20472.png

Desarrollar una política de productividad para el país, que supere las brechas actuales en esta materia, requiere, adicional a los planes trazados por el Gobierno, contemplar una visión integral de diferentes sectores que podrían tener mayor peso en el crecimiento y fortalecimiento económico para el país en los próximos años.

El sector de bebidas alcohólicas es un asunto que no se debe pasar por alto. Si bien Colombia le ha apostado a la protección de la industria nacional, a través de marcos regulatorios que avalan el monopolio rentístico departamental, estos se han convertido en un anclaje y un obstáculo para el desarrollo de un sector de clase mundial.

Hace poco, tuve la oportunidad de visitar Taiwán luego de muchos años (viví allí a mediados de los 90). Como era de esperarse el progreso ha sido extraordinario. Es un país desarrollado, en el cual la industria manufacturera básica se convirtió en una de alta tecnología y de servicios.

La calidad de vida de sus habitantes es muy alta, con nuevas industrias mucho menos contaminantes, gozan de una excelente educación y de servicios de salud y la gente se moviliza en sistemas de transporte modernos e integrados. Pero eso era de espararse hasta cierto punto.

Curiosamente, lo que más me sorprendió nada tuvo que ver con tecnología o modernismo. Es el desarrollo a los más altos estándares mundiales de una industria milenaria, que uno jamás esperaría encontrar en ese país: ¡La del whisky tipo escocés! Hoy producen mas de 10 millones de botellas al año, y exportan al mercado asiático, a EE. UU. y Europa. Pero lo más sorprendente es que lo hacen tan bien, que en 2015 se ganaron el premio al mejor whisky de malta pura en el mundo (single malt), ¡venciendo al os mismos escoceses!

Si bien el espíritu emprendedor de los taiwaneses se ve reflejado en esto, también se debe reconocer que el paso de un mercado altamente regulado por el gobierno, a uno de libre competencia, apostándole al desarrollo de una industria local pero con visión internacional, han sido la clave del éxito.

En Colombia, el fortalecimiento y desarrollo de las licoreras departamentales requiere, necesariamente, dar un paso adelante en su concepción, buscando no solo la protección del sector, sino la apertura a la innovación para ser más competitivos en mercados internacionales.

El reciente anuncio sobre el contrato de maquila entre la Industria Licorera de Caldas y Diageo es un paso significativo en la dirección correcta para la transformación y modernización de la industria nacional. Este acuerdo es una muestra tangible de una gestión administrativa departamental eficiente que apuesta por la evolución de uno de los activos más importantes de la región, sin que esto signifique poner en riesgo su propiedad, ni mucho menos sus ingresos. Se trata de un gana-gana en el que Colombia empieza a convertirse en un punto geográfico de interés para la localización de la producción de grandes actores globales. Fomentar iniciativas de ingreso de capital y transferencia de conocimiento a través de jugadores internacionales se convierte en un instrumento clave para insertar a la industria licorera nacional en dinámicas comerciales globales, con productos premium que tengan proyección en mercados extranjeros.

Para seguir consolidándonos como destino competitivo y de atracción de inversión, es fundamental que el rompecabezas de la competitividad, conformado por diferentes elementos transversales, apueste por el quiebre de modelos arcaicos en los mercados actuales y, apueste por la modernización de sectores que significan una palanca importante de crecimiento y productividad para Colombia en los próximos años.

Luis Guillermo Plata
​Exministro de Comercio, Industria y Turismo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes