1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Manuel José Cárdenas
Columnista 

Impuesto sobre servicios digitales

Gobiernos europeos pretenden obtener dinero de grandes empresas tecnológicas con el fin de que tributen en el país donde generan los beneficios.

Manuel José Cárdenas
POR:
Manuel José Cárdenas
agosto 04 de 2019
2019-08-04 05:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/05/56b4c314c7cba.png

El Impuesto sobre Determinados Servicios Digitales, conocido popularmente como “Tasa Google”, es un nuevo impuesto con el que los gobiernos europeos pretenden obtener dinero de las grandes empresas tecnológicas con el fin de que estas empresas tributen en el país donde generan los beneficios y de esta forma evitar que ellas coloquen esos beneficios en los países con una tributación más baja.

Varios países europeos, como Gran Bretaña y España, han venido pensando en el establecimiento de este impuesto, pero fue Francia el primero en hacerlo el 11 de julio pasado. Se trata de un impuesto del 3% que se aplica a los ingresos por servicios digitales de aquellas firmas con más de 25 millones de euros en Francia o 750 millones de euros de ingresos globales.

Con ese criterio el tributo afectaría no solo a las grandes tecnológicas, sino también a Uber y Airbnb y a otra treintena de compañías multinacionales. El Ejecutivo galo espera recaudar por esta vía unos 400 millones este año y 650 millones en 2020 cuando se aplique durante todo el ejercicio.

Francia se convierte así en el primer país en aplicar un impuesto a las grandes empresas tecnológicas, una tasa que la Unión Europea, como grupo de integración económica, no se ha atrevido todavía a implementar por los conflictos que podría generar, entre otros con los EE. UU., ya que principalmente la medida afecta a los gigantes tecnológicos estadounidenses como Google, Amazon, Facebook o Apple.

El anuncio de este impuesto provocó la reacción de la Administración Trump, que ha amenazado con represalias a los países de la UE que impongan este gravamen. En este sentido inició una investigación contra la tasa francesa con la misma base legal -sección 301 de la Trade Act- con la que EE. UU. atacó a China por el robo de propiedad intelectual La investigación se prolongará durante cerca de un año.

Si se determina que el impuesto tiene un impacto negativo para las empresas estadounidenses, se activará el mecanismo de negociación entre ambos países con el objeto de obtener compensaciones a las empresas afectadas. Si este mecanismo fracasa, EE. UU. podría imponer aranceles sobre algunos productos que importe de Francia como el vino o los automóviles.

Para evitar esta guerra, en su última reunión los ministros de Finanzas del G7 se mostraron de acuerdo sobre la necesidad de abordar los desafíos que implica poner en marcha una fiscalidad adecuada para la economía digital y avanzar hacia una tasa mínima sobre los beneficios de las empresas tecnológicas.

Esta medida difiere en un aspecto respecto a la tasa Google aprobada por Francia: el G7 propone gravar los beneficios, mientras la medida aprobada en Francia establece que las compañías pagaran un 3% de su facturación en el país. Aquel es el caso, por ejemplo, del sistema estadounidense Gilti (Global intangible low-taxed income regime o régimen global de baja tributación para rentas bajas, en castellano), que grava el 10,5% de los beneficios obtenidos.

Los Ministros del G7 acordaron que en 2020 se empezarían a aplicar estas medidas. La Propuesta pasara a un estudio más profundo en el seno de este Grupo, con el fin de que se pueda conseguir un acuerdo internacional más amplio. Dicho acuerdo será supervisado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).

Manuel José Cárdenas
Consultor internacional
emece1960@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado