1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Mauricio Cabrera Galvis

Glifosato: un debate inútil

La erradicación forzosa sin ofrecer fuentes de trabajo e ingresos distintos a los campesinos se convierte en una tarea de Sisifo.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
julio 07 de 2019
2019-07-07 04:26 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

Erradicar o no erradicar, esa no es la cuestión. El filósofo Pambelé diría que es mejor no tener miles de hectáreas sembradas de coca que tenerlas, y todos estaríamos de acuerdo. Tampoco el debate sobre si se debe o no usar glifosato es la cuestión relevante; es tan solo un distractor para no enfrentar la pregunta crucial: ¿qué hacer con los miles de campesinos que hoy viven de sembrar coca?

Porque fumigar con glifosato es la solución fácil y de corto plazo para atacar el eslabón más débil de la cadena de valor del negocio de la cocaína que, además, es el que más fácil se reproduce como la hidra de Hércules a la que le brotaban dos cabezas por cada una que le cortaban.

La cadena de producción y distribución de la cocaína es un proceso complejo con muchos actores. El campesino que siembra coca es tan solo el primer eslabón: vende la hoja que cosecha al intermediario, quien se la recoge en su misma finca para llevarla a las cocinas donde extraen la base de coca.

De allí pasa a los laboratorios o cristalizaderos donde, usando insumos “legales”, es transformada en clorhidrato de cocaína, el cual es empacado y transportado por las rutas de los narcotraficantes a los centros de consumo, donde los distribuidores la diluyen y la venden al detal.

La contraparte de esta cadena es el flujo del dinero que sale en dólares del bolsillo de los consumidores, se mancha en las manos de los traficantes, mediante sofisticadas transacciones de lavado de activos se mueve en el circuito legal de la banca internacional y solo una pequeña parte llega a Colombia. La ONU estimaba que en 2010 el mercado mundial de cocaína movía unos US$85.000 millones, de los cuales menos de US$3.000 millones ingresaban Colombia, y solo US$300 millones a los cultivadores de coca.

Esta compleja cadena de valor y la distribución tan sesgada de los ingresos muestra la inutilidad de concentrar la lucha contra las drogas en los campesinos cocaleros. Las enormes utilidades del negocio se quedan en otros eslabones de la cadena que si se controlaran sería mucho más contundente el golpe a los traficantes. Más efectivo que fumigar unas cuantas hectáreas es destruir un laboratorio que procesa la hoja de miles de hectáreas; y todavía más efectivo controlar las rutas de los narcotraficantes y los mecanismos de lavado de dinero.

Además, otra razón económica refuerza la ineficiencia del glifosato y la erradicación forzosa de los cultivos de coca: la imperiosa necesidad de la resiembra. Los campesinos cocaleros son más víctimas que delincuentes. No siembran coca por gusto, ni por enormes ganancias, sino porque es la única alternativa de subsistencia en territorios donde el Estado no está presente, donde no hay vías ni facilidades para vender otros productos.

Por eso el campesino al que le fumigan su hectárea de coca no tiene otra salida que buscar otro terreno para volver a sembrarla. La erradicación forzosa sin ofrecer fuentes de trabajo e ingresos diferentes a los campesinos se convierte en una tarea de Sisifo que debe repetirse y repetirse sin que nunca logre su objetivo de reducir el tráfico de drogas.

* * *
Adenda: ¡Por la vida! A la calle el 26 de Julio para que cese la matanza de líderes sociales y defensores de derechos humanos.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado