1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Mauricio Cabrera Galvis
columnista

Se desbordó la desigualdad

El Pacto por la Equidad del PND no menciona el tema ni plantea ninguna propuesta para reducir la concentración de la riqueza.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
febrero 11 de 2019
2019-02-11 09:20 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

Junto con las preocupaciones por los nubarrones que se ciernen sobre el crecimiento económico mundial, en el foro de Davos volvió a estar presente el tema de la creciente desigualdad en la distribución del ingreso y, sobre todo, de la riqueza. En su informe anual (https://bit.ly/2tfdjlm), la ONG internacional Oxfam muestra, con hechos y datos, cómo, a pesar de los avances en la lucha contra la pobreza, la desigualdad se ha desbordado.

Las cifras son alarmantes: “La riqueza de los mil millonarios del mundo (aquellos con un patrimonio superior a los US$1.000 millones) aumentó en US$900.000 millones en el último año, lo que equivale a un incremento de US$2.500 millones diarios. Mientras, la riqueza de la mitad más pobre de la población mundial, 3.800 millones de personas, se redujo en 11%”.

Y otro dato impresionante: “La riqueza está cada vez más concentrada en menos manos: en el 2018, 26 personas poseían la misma riqueza que las 3.800 millones de personas que son la mitad más pobre de la humanidad; en el 2017 esta cifra era de 43 personas”. La tendencia es acelerada, porque en el 2014 eran 85 personas las que acumulaban esa cantidad de riqueza.

Entre las causas de la creciente concentración de la riqueza, el informe de Oxfam menciona una muy conocida: los súper ricos pagan pocos impuestos y son los grandes beneficiados con las reducciones de tributos, a lo Trump. Además, son grandes evasores usando los paraísos fiscales: “las grandes fortunas ocultan a las autoridades fiscales US$7,6 millones de millones, eludiendo el pago de unos US$200.000 millones en concepto de impuestos”. Citando a la Cepal, mencionan que “en América Latina la tasa efectiva de impuestos que paga el 10% de los más ricos es de tan solo el 4,8%”.

Para defender a los más ricos, algunos columnistas han calificado estos datos como noticias falsas inventadas por una ONG progre e izquierdista. Estas críticas pecan de ignorancia y mala fe, pues no tienen en cuenta cuáles son las fuentes del informe de Oxfam, que incluyen organizaciones como la Ocde y la Cepal, o revistas Forbes y The Economist, que difícilmente pueden ser catalogadas como de izquierda.

La principal fuente de información sobre la distribución de la riqueza mundial, que también utiliza Oxfam, es nada menos que uno de los principales administradores de las grandes fortunas mundiales, el instituto de investigaciones del banco suizo Credit Suisse, poco sospechoso de inclinaciones socialistas.

El banco publica cada año un informe sobre la riqueza mundial (https://bit.ly/2zSln0), en el que muestra en detalle la pirámide de la concentración de esa riqueza: en el 2018, “3.200 millones de adultos con riqueza menor a USD10.000, representan el 64% del total, pero solo poseen el 1,9% de la riqueza global, mientras que en el 2012 tenían el 3,3%. En contraste, 42 millones de millonarios representan menos del 1% (exactamente el 0,8%) de la población adulta, pero poseen el 45% de la riqueza de los hogares”.

En Colombia está aún más desbordada la desigualdad. Sin embargo el Pacto por la Equidad del PND no menciona el tema ni plantea ninguna propuesta para reducir la concentración de la riqueza, sin lo cual no será posible alcanzar la verdadera equidad social.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes