1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
análisis

Diez ideas (prácticas) para el nuevo mandatario

Señor presidente: ¡menos leyes y más acción! En sus manos, con auténtica voluntad política, hay mucho por hacer, sin enredarse tanto.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 08 de 2018
2018-08-08 08:50 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Cada vez que un presidente llega al poder, los gurúes de la economía, la política y la justicia lanzan sus recomendaciones siempre pensadas ‘por arriba’, y rara vez atacando los problemas cotidianos con los que nos enfrentamos los ciudadanos de a pie. Por eso le propongo al nuevo Presidente un ejercicio más pragmático:

1. Bogotá es Colombia, y es tan importante que no se puede dejar solo en manos de las autoridades locales. Si el primer mandatario quiere enviar un mensaje de ‘victorias tempranas’, bien podría apoyar un plan de repavimentación total que vincule a los batallones de ingenieros y a las facultades de ingeniería civil. Impulse el concepto de ciudad nocturna, ofreciendo servicios a los ciudadanos; un tema que resulta vital para mejorar la movilidad: cargue y descargue de mercancías justamente en este horario.

2. Jálele al turismo de verdad. Para ello, piense en la promoción de circuitos rurales de corta estadía (fines de semana) en zonas de posconflicto. El Salvador promovió, con cierto éxito, este modelo luego de su guerra.

3. Hay que creerse el cuento de la marihuana medicinal, y ahora que podemos hacer desarrollos médicos con la misma, no permitamos que sea un negocio para otros, sin nuestra participación. Debemos generar saldos científicos y académicos alrededor de esta industria. Será muy importante asegurar que nuestras variedades se mantengan (como en los viñedos) para no perder la ventaja que tenemos.

4. Nos llegó la hora de pensar en un servicio rural obligatorio (SRO), porque cada vez el país se vuelve más citadino, y eso no es bueno. Implementar un SRO que permita a los jóvenes estar cerca de estas realidades, sin duda, dejará una enorme huella en sus vidas y un mayor respeto por el campo colombiano. La Universidad de Ibagué permite a los estudiantes de último año realizar un semestre de ‘Paz y Región’, en vez de trabajo de grado, desplazándose desde la ciudad a los diferentes municipios del Tolima; un ejercicio interesante para replicar.

5. ¡No más préstamos gota a gota! Los ejemplos del microcrédito de bancos de India, tan de moda hace una década, parece que han desaparecido y nunca lograron penetrar la base de clientes que en los municipios más pequeños se aferran a esa perversa modalidad del ‘gota a gota’. Se debe combatir este fenómeno por vía de cooperativas o asociaciones comunitarias en las localidades. El BID, el Banco Mundial, la cooperación alemana GIZ y muchas entidades internacionales tienen suficientes casos de éxito que solo requieren implementarse atendiendo las recomendaciones existentes.

6. Publicidad estatal, solo cuando sea necesaria. Durante mi ejercicio profesional, alguna vez, un jefe me dijo: “deja que los resultados hablen por ti. Tú solo asegúrate de lograrlos”. Hoy, el Estado se gasta más de 600 mil millones de pesos en publicidad estatal. Es claro que hay que dar a conocer muchas proyectos que hace el gobierno y que requieren ser informados, pero sabemos que con la publicidad también se pagan muchos favores, se compran opiniones y se ‘proyectan’ personajes a costa del erario. Se debe contar con una regulación más exigente.

7. Genere mejores usos para las cámaras de comercio, las cajas de compensación y los depósitos a término fijo de las entidades oficiales. En cuanto a las primeras, valdría la pena pensar en que los recursos que producen tengan un destino específico temporal que ayude a resolver varias de las necesidades de las grandes ciudades. Por otro lado, las diferentes cajas de compensación pueden compartir instalaciones para ciertas actividades (en vez de competir entre ellas), pero también hay que validar las inversiones que hacen, por ejemplo, en centros de convenciones o teatros que, siendo necesarios, pueden (o deben) ser construidos por otros entes de la sociedad. Finalmente, los intereses que generen los CDT y otros papeles de entidades del Gobierno que no se dediquen a la actividad financiera, deberían ser utilizados para otras específicas. Caben acá los depósitos judiciales.

8. ¡Métale toda al mercadeo agropecuario! Se sabe del gran negocio que genera la intermediación de productos agrícolas en franco detrimento de los pequeños agricultores colombianos. En el pasado, el país ha tenido experiencias como la del Idema que, corrigiendo los errores de esas épocas y contribuyendo a mejorar el margen de los productores, puede resultar mejor que nunca. Reconocer precios justos a nuestros pequeños agricultores es uno de los mayores anhelos en el campo.

9. La ‘delincuencia menor’ es un asunto mayor. Un ciudadano indefenso no hace distinción si el atracador tiene 15 o 25 años. Las bandas criminales también lo saben y se aprovechan de ello para cometer delitos más grandes, usando a nuestros jóvenes. Contar con una justicia especializada, ágil y expedita para delitos de menores de edad debería ser tema prioritario.

10. Los colegios deben tener una cátedra cívica, pero no una que aburra o que se convierte en simple requisito para pasar de año. No queremos buenos bachilleres que superen pruebas ‘Saber’, pero que, al final, en búsqueda del falso éxito, sean corruptos. La ética sí tiene que ver con el derecho, y con la economía, la ingeniería y las labores de tecnólogos y técnicos.

Señor presidente: ¡menos leyes y más acción! En sus manos, con auténtica voluntad política, hay mucho por hacer sin enredarse tanto.

Rubén Darío Salazar
Consultor

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado