1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
Columnista

Aguacate y petróleo

Un país no crece destruyendo, sino creando riqueza, y si algo ha demostrado la industria petrolera en cien años es que ha sido, es y debe ser un instrumento de desarrollo. Incluso para producir más aguacate.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
abril 02 de 2018
2018-04-02 08:27 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

No. El aguacate no es más importante que el petróleo para Colombia. No lo es para sus finanzas, sus exportaciones, crecimiento económico y desarrollo. Eso no significa que el país no pueda llegar a ser un productor importante de aguacate, pues están dadas las condiciones para serlo. Pero no en reemplazo de los hidrocarburos, cuya demanda crece y son estratégicos para el país, sino como complemento de estos y otros bienes.

Colombia no es Estados Unidos o Arabia Saudita, los principales productores de crudo, pero tiene petróleo y gas, y su desarrollo en los cien últimos años ha estado ligado al de la industria. Y en las últimas dos décadas ha sido determinante, al punto que llegó a representar la mitad de las exportaciones, el 23 por ciento de los ingresos fiscales y dos puntos de su crecimiento económico; sin contar los dividendos de Ecopetrol y las regalías.

No hay otro sector de la economía en igualdad de condición para aportarle caja al país. Solo en impuestos entre el 2005 y el 2015 aportó 200 billones de pesos y este año, luego de la crisis, se estima que aporte entre 10 y 13 billones en impuestos y regalías, además de 3,3 billones en dividendos de Ecopetrol (2017) ¡Treinta empresas petroleras aportan en renta lo mismo que las 3.000 que le siguen, o que 2 millones de personas naturales!

Sin recabar en su importancia para la seguridad energética e incluso para el empleo. El 30 por ciento de la generación eléctrica es con gas y más de siete millones de hogares, en especial de bajos recursos, usan gas natural. Y si bien esta industria no es intensiva en empleo (140 mil en el 2012 y 78 mil en el 2016 -plena crisis-) lo es su encadenamiento. No en vano contrató en bienes y servicios 35 billones de pesos en el 2012 y 13 billones en el 2016.

Respecto del aguacate, es una de las frutas de mayor demanda a nivel mundial. En el 2017 se consumieron cinco millones de toneladas, en especial EE. UU. y Europa: 95 por ciento es de variedad Hass (más pequeño y de piel oscura y arrugada). El mayor productor es México, le siguen Chile y República Dominicana, aunque Chile ha disminuido su producción, pese a que la demanda crece, en particular en Europa.

Colombia ha visto entonces, y con razón, una oportunidad de oro en el aguacate Hass. La producción nacional ha crecido en siete años hasta alcanzar 78.000 toneladas y en el 2018 se estiman exportaciones cercanas a 60 millones de dólares. Cifra modesta comparada con las exportaciones de petróleo y sus derivados (13.000 millones de dólares, 2017), o café (2.379 millones de dólares en el 2016), pero muy importante y con un incremento progresivo.

Pero para que el aguacate, incluidas todas sus variedades, reemplace el valor de las exportaciones de petróleo del país es necesario sembrar 1,4 millones de hectáreas y producir en ellas 3,5 veces más aguacate que la producción mundial. Lo anterior suponiendo que la inundación de producto no colapse los precios y arruine el negocio. ¡Colombia tendría que pasar de 332 mil toneladas de aguacate a más de 17 millones!

Pero no se trata de escoger. Debe impulsarse la agricultura y entre ellas el aguacate, en el que hay una oportunidad. Pero no en detrimento o como sustituto de otros bienes que sean competitivos, incluido el petróleo y el gas. Un país no crece destruyendo, sino creando riqueza, y si algo ha demostrado la industria petrolera en cien años es que ha sido, es y debe ser un instrumento de desarrollo. Incluso para producir más aguacate.


Francisco José Lloreda
Presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado