1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
columnista

Un anillo para la energía eléctrica

En este momento existen nuevos agentes comercializadores de energía eléctrica que cuentan con la mejor experiencia y conocimiento.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
mayo 31 de 2018
2018-05-31 08:50 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El fenómeno de ‘El Niño’, el precio de escasez y el cargo por confiabilidad son expresiones muy sonadas en el sector eléctrico, por ello de novedosas tienen poco. Sin embargo, hay una figura que paulatinamente, y en buen momento, está tomando fuerza; me refiero a la demanda desconectable voluntaria (DDV). Figura poco nombrada, pero que desde el 2006 tiene presencia en la regulación del sector eléctrico y que apareció al lado del cargo por confiabilidad.

La DDV es uno de los cuatro anillos de seguridad del cargo por confiabilidad; con los anillos lo que se busca es facilitar el cumplimiento de las obligaciones de energía que tienen algunos agentes generadores de energía y que por dos razones, principalmente, no pueden operar y cumplir con la entrega de la energía. La primera es porque el activo de generación saldrá a mantenimiento, tiempo durante el cual podrá cubrirse con la DDV, o porque el dueño del activo de generación anticipa un atraso en la fecha que esperaba entrar en operación comercial.

Para el caso específico, la DDV permite que el generador de energía se respalde por periodos cortos, es un anillo que le permite al generador durante un mes, acudir a través de los comercializadores a los usuarios del Sistema Interconectado Nacional (SIN). Con una condición verificable, y es que los usuarios puedan efectivamente reducir su consumo de energía porque cuentan con equipos de generación de respaldo o porque pueden modificar su proceso productivo. En tal sentido la reducción del usuario, o la agregación de reducciones de varios usuarios, se descuenta de la obligación del generador. Es decir, con las reducciones de los usuarios, el generador atiende la obligación de entregar energía al SIN.

Este anillo se vuelve interesante para esta época, porque se vienen ejecutando proyectos de autogeneración y generación distribuida a través de las fuentes no convencionales de energía renovable, lo cual permite que se incremente el número de usuarios que puedan monetizar sus reducciones vía DDV, y porque brinda un alivio a los proyectos de generación que no puedan entregar energía en la época acordada, bien por fallas o por atrasos involuntarios.

Otra gran ventaja es que en este momento existen nuevos agentes comercializadores de energía eléctrica que cuentan con la mejor experiencia y conocimiento para potencializar el uso de la DDV, ellos merecen todo el mejor reconocimiento porque vienen ejerciendo la compleja función de agregar la demanda de los usuarios industriales de manera que se logre la participación efectiva de la industria en la confiabilidad del mercado de energía mayorista.

En el sector eléctrico, como en otros, nada es casual, todo es causal, y por efecto de las circunstancias que se presentan en el mercado, por ello la implementación de la DDV, junto con las pruebas de su efectividad, se ajusta y complementa las medidas y necesidades requeridas para la confiabilidad del ramo.

Hemberth Suárez
Socio de OGE Legal Services

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado