1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
columnista

El campo y la tecnología

Pensar que un chip avisara cuando el ganado se encontraba en celo y se iniciara la fase de fecundación, era algo que se veía lejano.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
febrero 07 de 2018
2018-02-07 08:58 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Pensar que un chip avisara cuando el ganado se encontraba en celo y se iniciara la fase de fecundación, era algo que se veía lejano, pero gracias al ingenio colombiano y al soporte tecnológico, Celotor y Claro desarrollaron lo que se puede considerar uno de los primeros casos en la agroindustria local de internet de las cosas (IoT). Esta solución consta de un módem con una sim card, puesta en un toro probador y en la vaca con un chip; sus los resultados son duplicación del número de celos detectados, además de doblar las probabilidades de fecundar.

Esto es IoT, un conjunto de soluciones tecnológicas que permiten la automatización, mejora de procesos y eficiencia en el uso de los recursos agrícolas gracias a la utilización, por ejemplo, de drones, tractores y sistemas de riego inteligente, monitoreo de rebaños o ganados, calidad del suelo, sensores de temperatura y humedad, entre otros. Como lo ha denominado la Oficina de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO), esto se considera agricultura de precisión.

Son soluciones con herramientas útiles para los agricultores y también para las empresas agrícolas, quienes a través de la creación de servicios y aplicaciones basadas en IoT, pueden aprovechar al máximo todos los recursos disponibles y que están dentro de su cadena de valor. En el caso colombiano, estas soluciones son especialmente importantes en zonas rurales, donde la telefonía móvil tiene mayor alcance, siendo uno de los vehículos para que quienes trabajan en el campo puedan tecnificarse y acceder a la información que necesitan.

De hecho, de acuerdo con IDC, este tipo de plataformas IoT permiten ahorros de hasta 30 por ciento en costos relacionado con la supervisión y colecta de los productos. No en vano, cifras de la misma consultora aseguran que la agroindustria lidera el mercado mundial de adopción de IoT con cerca del 60 por ciento de la inversión realizada en la materia.

Con una población mundial que ha crecido de mil millones en 1800 a siete mil millones en el 2012, y que se espera sobrepase los 9 mil millones en el 2050, la misma FAO estima que la producción de alimentos tendrá que aumentar en 70 por ciento durante los próximos 35 años.

Frente a estos retos, además de otros como el precio de la energía o una mayor regulación para limitar el impacto ambiental de las operaciones agrícolas, el IoT es una de las soluciones que hoy dispone la agroindustria en el mundo, y en Colombia, para contribuir a solucionar estas situaciones, así como para ser más inteligentes y eficientes.

Seguiremos viendo en los próximos años cómo este tipo de aplicaciones para una agricultura conectada basada en IoT serán cada vez más fundamentales para solucionar los diferentes desafíos que enfrenta este sector, y, en nuestro caso, a contribuir al desarrollo y progreso del campo colombiano. Todos los actores de este ecosistema, incluido el MinTIC, estamos apuntando a ese propósito.


Isam Hauchar
Director Corporativo Segmento Empresas y Negocios

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado