1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
columnista

El corredor del lapislázuli

De forma discreta y persistente, Colombia ha venido avanzando en su proyección hacia Eurasia.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 25 de 2018
2018-01-25 08:43 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Como suele suceder con muchas noticias de Eurasia, la firma largamente esperada del acuerdo entre Afganistán, Azerbaiján, Georgia, Turquía y Turkmenistán, que pone en marcha el proyecto conector entre las cinco naciones, una decisión de alto impacto estratégico en las relaciones en esta región, pasó desapercibida en América Latina mostrando, una vez más, nuestra dificultad para hacernos con las dinámicas globales y sus macrotendencias.

El corredor del lapislázuli, sugestiva denominación referente a la hermosa piedra semipreciosa de color azul intenso, comúnmente hallada en Afganistán, parte de Aqina en el norte de ese país y accede por vía terrestre a Turkmenistán hasta llegar al Mar Caspio atravesándolo para alcanzar Bakú, la capital de Azerbaiján, utilizando desde allí las vías férreas y terrestres existentes para llegar a Tiflis, capital de Georgia y a los puertos de Poti y Batumi sobre el Mar Negro. Finalmente, desde Batumi llegará a la ciudad de Kars, en Turquía, y de allí podrá usar rutas alternativas para finalizar en Estambul, la gran puerta de Europa.

La negociación del acuerdo tomó tres años, cristalizó el pasado 5 de noviembre y viene a desatar un buen número de proyectos de infraestructura e integración económica. La Cámara de Comercio de Afganistán celebró el acontecimiento como un hito histórico, declarando el corredor como “la ruta más económica y corta para transportar bienes” entre ese país y Europa. Los analistas afirman que el acuerdo significa un punto de quiebre en la dolorosa dependencia afgana de sus vecinos en materia de tránsito y transporte.

El nuevo corredor, viene a ser una nueva expresión de la llamada ‘conectografía’, la categoría puesta en boga por el profesor de la Universidad Nacional de Singapur, Parag- Khanna, quien afirma: “La conectividad ha reemplazado la división como el nuevo paradigma de la organización global. Las visualizaciones de nuestra infraestructura funcional nos dicen más sobre el funcionamiento del mundo que los mapas políticos definidos por fronteras. El auténtico mapa global no solo debería incluir estados, sino también megaciudades, carreteras y autopistas, vías férreas, oleoductos y gasoductos, cables de internet y otros símbolos de nuestra emergente civilización global en red”.
Puede parecer un ditirambo, pero tiene base material en múltiples expresiones de la contemporaneidad.

Lo que sucede es que la geografía se ha hecho más compleja y la interpretación de los mapas ha de ser multivariada y densa, justamente para no convertirnos en ‘prisioneros de la geografía’, como titula Tim Marshall su reciente libro sobre el tema. En verdad, la conectividad no suplanta la geopolítica, pero la expresa y condensa de múltiples formas.
Los corredores son expresiones de conectividad que responden y, a su vez, generan cadenas de valor y/o suministro, revelan o promueven acuerdos políticos y complementan lo político-militar creando nuevos vectores transfronterizos.

De forma discreta y persistente, con tenacidad, que el país debe reconocer a los gestores de su política internacional, Colombia ha venido avanzando en su proyección hacia Eurasia. Al lado de la Misión en Azerbaiján, la Embajada en Turquía viene impulsando estrategias integrales con esta gran nación y con países como Georgia, Irán y Paquistán, comprendidos bajo su ámbito de gestión diplomática. Cabe, hacer un llamado a nuestros empresarios, a la academia y a las instituciones nacionales para disponernos a transitar este nuevo corredor de la lazurita, prometedor camino de nuestra ruta hacia el desarrollo.

Juan Alfredo Pinto
Embajador de Colombia en Ankara.
En colaboración con Soraya Caro

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado