1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
columnista

La transformación digital desde lo rural

Estamos muy retrasados todavía en transformación y penetración digital en el campo colombiano, lo cual limita los avances en esta materia.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
enero 10 de 2019
2019-01-10 08:29 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Grandes debates se han dado sobre la evolución tecnológica que están viviendo nuestras sociedades. La Cuarta Revolución y sus desafíos tanto para el sector empresarial como para el crecimiento y desarrollo de competencias de las personas, son algunos de los focos de opinión más relevantes en el ámbito global.

El reciente libro de Andrés Oppenheimer, evidencia la necesidad que tienen los diversos sectores económicos de prepararse para la inmersión inevitable y casi totalizada de la tecnología en los procesos industriales. Estoy convencido de que la preocupación debe estar en si estamos haciendo lo necesario para adaptarnos a su llegada, pues no se trata de un apocalíptico futuro de máquinas vs hombres, sino de una revolución frente al paradigma productivo.

Pero antes de adentrarse en las nuevas dimensiones que depara este prometedor e inquietante futuro, es fundamental dar cuenta de los retos que significa la transformación digital en un país como Colombia.

En una gran proporción, en manos de la digitalización está el crecimiento del país y la lucha por la igualdad. La tecnología es democrática, da oportunidades y acceso a todos, transformando los negocios, la educación, el transporte, el consumo, la salud, y en todo caso la forma en que vivimos. Esta es una realidad que llegó a las ciudades, pero que todavía se enfrenta a un desafío sin resolver en la cotidianidad rural.

Para que la transformación digital en Colombia, tanto en las urbes como en el campo sea verdad, es necesario que todos los actores hagamos esfuerzos significativos para pasar de un acceso a internet de 49,8 por ciento en 2018 a 100 por ciento en 2030, masificar las tecnologías 4G, prepararnos para disrupciones como el 5G y por ende involucrarnos en las dinámicas globales frente al Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial.

Frente al aporte de la tecnología en el ámbito rural, países como Paraguay han implementado robustos sistemas de Big Data para enfrentar emergencias naturales como inundaciones. Así mismo, latitudes como Brasil han logrado aumentar su producción agrícola con la apropiación de redes móviles y aplicaciones que brindan soluciones para determinar cómo serán las producciones de granos o flores. En Colombia no tenemos por qué ser diferentes.

Tenemos por delante un desafío de proporciones titánicas. Estamos muy retrasados todavía en transformación y penetración digital en el campo colombiano, lo cual limita sustancialmente los avances en esta materia para el 100% de la población colombiana. Si bien es cierto que en la última década el país ha vivido una revolución que ha permitido que la tecnología impacte a muchos más colombianos, la brecha todavía es muy grande si se compara con el impacto que ha tenido en las grandes ciudades frente a los municipios más apartados del país. Por ello, es necesario trabajar de forma mancomunada para que todos los actores del ecosistema digital estemos alineados frente a un solo objetivo: conectar cada vez más a Colombia.

Es necesario desarrollar políticas y estructuras tributarias que incentiven el fortalecimiento de la infraestructura de telecomunicaciones e incrementen el consumo y el uso de la tecnología como una herramienta de crecimiento, de impulso a la economía, de comercio, de educación y de aprendizaje. Estamos haciendo la tarea, pero si queremos dar un salto en la transformación digital, es necesario subir el siguiente escalón. Es perentorio promover la inversión para insertar a cada rincón del país en la economía digital e impulsar una revolución en áreas rurales que brinde acceso, alfabetización en el uso creativo de las TIC.

Los próximos años serán emocionantes y retadores. No es fácil, es cierto, pero estamos en el momento justo para encaminar las políticas, sumar esfuerzos y sobre todo para tener visión del país conectado que queremos y necesitamos.

Marcelo Cataldo
Presidente de TigoUne

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes