1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
Análisis

Lo planteado en Davos: gobernanza global o colapso planetario

Dudo que la gobernabilidad global logre introducir la regulación necesaria para paliar estos costos sociales de la 4RI.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
febrero 07 de 2019
2019-02-07 08:52 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

En estos términos fueron interpelados los asistentes por Greta, la niña sueca que pareciera entender el problema del calentamiento global (CG) mejor que ellos, cuando discutían los problemas de la economía global:

CG, inestabilidad y deterioro de las expectativas por la guerra comercial de Trump y Brexit, y freno a la expansión con los dos factores fundamentales (mencionados anteriormente) como generando una crisis (Trump-China) ahora interactuando gracias a dicha guerra comercial, con la economía china afectada por la transición de las exportaciones al consumo y por el nivel de deuda y las restricciones para controlarlo; la 4RI que además de sus maravillosas posibilidades impone una adaptación a la IA que representa una amenaza para el empleo; crisis en la gobernabilidad global (torpedeada por Trump); variedad de conflictos (Siria, Yemen, varios africanos y Venezuela) que con sus correspondientes desplazamiento y crisis humanitaria, sobrepasan la capacidad de las instituciones; creciente desigualdad (acompañada de pobreza extrema) excluyente de masas enormes de la población de los beneficios de la globalización (problema migratorio que desestabiliza también los países recipientes del flujo).

Todos requieren una institucionalidad de coordinación cooperativa por tratarse de problemas cuya extensión requiere esquemas regulatorios globales, lo cual crea un incentivo para el FreeRiding, como Trump frente a París, con lo que se benefician sin asumir costos (siendo su estrategia en realidad nociva para el crecimiento de USA mismo).

Especialmente graves son el CG, que justifica los términos dramáticos del título, y el desplazamiento de trabajadores por la IA.

El primero una amenaza real para la supervivencia de una parte enorme de la humanidad dado el atraso de la gobernancia global frente a su complejidad técnica e institucional, cuando en varios de los componentes de la crisis ecológica (sinérgicamente ligados a él) se entró ya en la fase de no retorno (pasado el punto pivotal tipping point).

La erosión de la capa de ozono, la degradación de la calidad del aire, la escasez de agua fresca, contaminación de tierras, deforestación y erosión con los cambios en el uso de la tierra a producción que tiene todos estos efectos, presión demográfica y urbanización vertiginosa, pobreza e inseguridad alimentaria, agotamiento de los recursos naturales y energéticos, destrucción de la naturaleza (bio/esfera/diversidad), conflictos generando desplazamientos masivos de población, extensión de enfermedades infecciosas (por el calor, la explosión en el transporte aéreo y la resistencia a los antibióticos).

Todo afectando más severamente a los pobres, más vulnerables y carentes de medios para protegerse, y en países pobres sin redes de protección (Bangladesh frente su inundación por el aumento del nivel del mar).

La pregunta del título se refiere más que todo al CG pues la continuación de la acumulación de energía atrapada en la atmósfera por la incapacidad de moderar las emisiones de CO2 (y del mucho más dañino metano generado por la ganadería) sigue acelerada. En realidad el colapso ecológico paso del punto más allá del cual no hay retorno sin medidas drásticas para las cuales la gobernabilidad global carece de medios.

Es un asunto de equidad intergeneracional en una economía sumida por los mercados en su miopía ante la inminencia de fenómenos como el acelerado deshielo en los polos (que ya hace inevitable inundaciones devastadores en zonas costeras o fenómenos como la extinción de la corriente del golfo que sumirá Europa occidental en un clima siberiano). O la depredadora extensión de la producción de carne (cuyos costos justifican la interpelación por una dieta para que nuestros hijos tengan dieta -planeta donde producirla). O más intensas y frecuentes olas de calor con más frecuentes y destructivos sequías e incendios forestales, así como huracanes/heladas.

Pero descarbonizar la economía parece ya imposible, eso sin hablar de India y China que siguen desarrollándose aceleradamente, ambas dependiendo fundamentalmente del carbón (incluso si la segunda ha avanzado en energía limpia) incluyendo sus clases medias con aspiraciones de consumo insostenibles (con que 20% de sus poblaciones accedan a de consumo de 50% de los voraces consumidores americanos). Se trata ya solamente de adaptación y mitigación.

La 4RI (IA, data analytics, social media, internet of things, movilidad, computación en la nube) requerirá un ajuste radical de toda la vida social, pero los más afectados por la IA son los trabajadores desplazados por robots (Smart unemploymet producido por Smart driving/shopping, que profundizará la tendencia jobless growth).

Se continuará profundizando el rompimiento de la relación innovación-crecimiento empleo postulada por Ricardo (el argumento de los economistas por los siguientes dos siglos: el crecimiento generado por la innovación absorberá el empleo desplazado por ésta). Dudo que la gobernabilidad global logre introducir la regulación necesaria para paliar estos costos sociales de la 4RI cuando ni siquiera logran controlar a Zuckerberg.

Ricardo Chica
Consultor Desarrollo 
Económico

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes