1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
columnista

Vivir las crisis desde la junta directiva

Administrar la relación entre los miembros de la junta directiva en medio de las crisis es importante, en tanto es probable que emerjan discrepancias.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
julio 17 de 2019
2019-07-17 09:20 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

El pasado mes de junio tuvo lugar la “liga de directores”, evento que es organizado por A.T Kearney, firma consultora experta en temas de gobierno corporativo, en alianza con Korn Ferry y la Universidad de los Andes.

En una de sus sesiones, cerca de 50 experimentados miembros de juntas directivas de reconocidas empresas del país aportaron su visión sobre las mejores prácticas para vivir, desde ese órgano del gobierno corporativo, las crisis que enfrentan las organizaciones.

La primera recomendación para una junta directiva es prepararse en varias dimensiones. Desde la perspectiva del gobierno corporativo, una junta bien preparada es aquella que se ha ocupado de fortalecerlo, conoce muy bien su papel y ha interiorizado su propio reglamento y código de ética.

En cuanto a la gestión de los riegos, las juntas preparadas los tienen identificados en un mapa claro, construido considerando la estrategia, en tanto hay crisis más predecibles que otras y con impactos de distintas proporciones según afecten variables claves para la sostenibilidad de cada empresa.

La sucesión del presidente o gerente general fue identificada como causa común de crisis en las juntas directivas. Discutir anticipadamente el tema, y tener siempre un plan vigente al respecto es la mejor recomendación para la junta. Las organizaciones maduras en su preparación para las crisis cuentan con un protocolo para enfrentarlas, y dentro del mismo un elemento fundamental es el manejo de las comunicaciones. Oportunidad y transparencia son las claves para gestionarlas, según estos expertos.

Las crisis ponen a prueba las juntas directivas, las competencias de sus miembros y sus relaciones. Ante señales evidentes, la junta debe promover que se reconozca el estado de crisis como tal, ello en tanto es posible que, por diversos motivos, la gerencia tenga incentivos para no hacerlo. Ya en medio de la crisis, es importante que la junta se informe ampliamente sobre la situación, sin veda alguna, tenga claro el problema y se provea de elementos que le permitan entender su dimensión y eventuales consecuencias, así como las posibles rutas de acción. En momentos de tensión, es vital que la junta acoja los protocolos del gobierno corporativo, en particular en cuanto a su relación con la gerencia, apoyándola sin interferirla, respetando estrictamente los conductos regulares de interacción con el equipo ejecutivo, y acordando con ella los canales de comunicación formales hacia el interior y el exterior de la organización.

En la gestión de una crisis, la junta directiva está sentando precedentes de fondo para una empresa. Por ello debe cuidar su proceso de toma de decisiones, conservando el rigor y procediendo en el marco de las normas y cultura de la organización, así como vigilando estrictamente el cumplimiento de la ley. Según requiera, es buena práctica que se acompañe de asesores expertos.

Administrar la relación entre los miembros de la junta directiva en medio de la crisis es importante en tanto es probable que emerjan algunas discrepancias. Para tal propósito, es definitivo el papel del presidente de la junta, y la sugerencia para todos sus integrantes es recurrir al consejo del mexicano Miguel Ruiz en su libro ‘Los cuatro acuerdos’: no suponer, ser impecables con las palabras, hacer lo mejor que les sea posible y no tomarse nada como personal.

En conclusión, las crisis bien gestionadas son una valiosa oportunidad de aprendizaje y fortalecimiento para las juntas directivas.

Carlos Téllez
Consultor
ctellez@bexco.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado