1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila

Que hable el Dane

La expectativa es que al hacer las sumas y restas, el aumento del Producto Interno Bruto sea superior al 2 por ciento.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 14 de 2018
2018-05-14 05:37 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La hora de las apuestas terminó. Ahora lo que importa es lo que diga el Dane con respecto al comportamiento de la economía colombiana durante el primer trimestre del 2018, un dato que se conocerá antes del mediodía de hoy. La expectativa generalizada es que se confirme una ligera, pero inequívoca mejora en el ritmo de crecimiento, después del bache observado durante el pasado reciente.

Diversos indicadores sugieren que la tendencia es hacia arriba. El comercio registró números mucho mejores a los del arranque del año pasado, pues en ese entonces el aumento en la tarifa general de IVA deprimió las ventas. La industria también cerró en positivo, a pesar de que la temporada de Semana Santa cayó en marzo y esos días hábiles de menos dinamismo se acaban notando sobre el desempeño de la actividad manufacturera.

Por su parte, la extracción de petróleo se mantuvo, mientras que la de carbón habría subido. Al transporte de pasajeros tampoco le fue mal, al tiempo que la ocupación hotelera sigue superando las cifras previas, pese a que el número de camas disponible es el más alto de la historia.

Aun así, hay luces amarillas. El desempeño del sector financiero se habría visto golpeado por la volatilidad de los mercados y un comportamiento mediocre de la demanda de crédito. La agricultura, que fue el renglón de mostrar en el 2017, tampoco parecería tenerlas todas consigo, según lo atestiguan comportamientos como el del café.

Tal vez la incógnita más grande es la de la construcción. Las señales provenientes del ramo edificador no son buenas y el viernes se supo que el capítulo de obras civiles había experimentado un declive importante. Para utilizar la conocida figura, la impresión es que la locomotora de la infraestructura encontró nuevos obstáculos en la vía.

No obstante, la expectativa es que al hacer las sumas y restas, el aumento del Producto Interno Bruto sea superior al 2 por ciento, lo cual sería un avance de medio punto o más frente al registro del año pasado. Al respecto, el Dane dirá la última palabra.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado