1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Pensando en la casa

Los analistas se sorprendieron porque la esperada mejoría en el Índice de Confianza del Consumidor, no tuvo lugar en febrero.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 15 de 2018
2018-03-15 09:01 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No fue una caída significativa, sino un tropezón. Aun así, los analistas se sorprendieron porque la esperada mejoría en el Índice de Confianza del Consumidor, no tuvo lugar en febrero. Según lo informó Fedesarrollo ayer, frente a las cifras del mismo mes del 2016 y el 2017, el avance es notorio, pero todavía seguimos en terreno negativo y por debajo del punto alcanzado en enero.

La explicación técnica de lo sucedido es que, tanto el componente de expectativas como el de condiciones económicas actuales mostraron un deterioro. La valoración de la situación del país dio marcha atrás, al igual que la calificación sobre la realidad de los hogares, lo cual equivale a un retroceso general.

Y aunque lo ocurrido no es bueno, todo apunta a que hay factores regionales que pesaron mucho sobre el promedio. Bogotá y Barranquilla dieron marcha atrás de forma evidente, mientras que en Medellín, Cali y Bucaramanga, la actitud de los encuestados fue notoriamente más positiva.

El comportamiento anotado se asemeja al observado en otros sondeos. El Gallup Poll, para citar un caso concreto, mostró hace poco que la percepción del estado de cosas en la capital de la República empeoró, tal vez consecuencia de las dificultades en la recolección de basuras y el embate de la inseguridad. Dicho de otra manera, elementos no necesariamente asociados a la economía llevaron a que todo se contemplara con un lente mucho más oscuro.

Sea como sea, lo único verdaderamente recuperable en la medición del mes pasado, es el salto en la disposición a comprar vivienda en los diferentes estratos. El avance es el más significativo en varios años, y si se traduce en ventas efectivas, resultaría en un alivio para la suerte del ramo edificador, que no las ha tenido todas consigo en tiempos recientes. Además, sugiere que si existe una mejor actitud frente a la adquisición de activos durables, el viento comienza a soplar en la dirección correcta, así la coyuntura siga complicada.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado