1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Seis estrategias

Vale la pena mencionar las seis medidas de reactivación de la actividad que fueron presentadas ayer por el Ministro de Vivienda.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 11 de 2019
2019-06-11 09:25 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Para nadie que esté interesado en la marcha de la economía colombiana es desconocido que uno de los desafíos coyunturales que esta enfrenta consiste en la pobre marcha del sector de las edificaciones. Por ejemplo, la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto durante el primer trimestre del 2019 disminuyó en cuatro décimas de punto porcentual –es decir, 2,8 y no 3,2 por ciento– , como consecuencia del lastre que implicó el mal comportamiento de este segmento.

Debido a ello, vale la pena mencionar las seis medidas de reactivación de la actividad que fueron presentadas ayer por el Ministro de Vivienda. La intención es que a través de estrategias que buscan impulsar la oferta y la demanda, especialmente en lo que atañe a unidades habitacionales, llegue un segundo aire.

Para comenzar, el objetivo es garantizar los recursos de los programas ‘Mi casa ya’ y ‘Semillero de propietarios’ hasta el 2024, con lo cual se le enviaría a los constructores señales de certidumbre. Dadas las circunstancias presentes, la cautela es la constante entre firmas especializadas que se preguntan si lo que hagan tendrá salida o no.

Un apoyo en ese sentido sería aumentar el porcentaje a financiar en los créditos hipotecarios de vivienda diferente a la VIS. Aquí no faltarán las voces de cautela ante el riesgo de un apalancamiento excesivo, así mejore el apetito y la capacidad de compra.

Debido a ello, el Fondo Nacional de Garantías ayudará a respaldar préstamos. Ello se sumaría a una línea de tasa compensada para constructores, con el apoyo de Findeter. Además, se ajustaría el tope de precios de la vivienda de interés social y se buscaría la concurrencia de subsidios gubernamentales y de las cajas de compensación, que subirían hasta 41 millones de pesos.

El proceso requerirá de ajustes reglamentarios aquí y decisiones allá. De lo que se trata es de ponerlo en práctica cuanto antes, porque prolongar el desánimo de ahora no le sirve a la salud de la economía.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado