1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Conciliar dos objetivos

A pesar de que el gasto per cápita en pesos se ha incrementado, aún los colombianos no llegan a la capacidad de compra individual.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
octubre 10 de 2018
2018-10-10 08:50 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Los estudiantes de primer semestre de economía aprenden rápidamente el concepto del ingreso disponible, que es el que resulta de restarle a una remuneración bruta la parte de los impuestos. Dicha lección parece haber sido aplicada en la práctica por un buen número de hogares colombianos, de acuerdo con la firma Raddar, que se dedica a tomarle la temperatura al consumo interno.

Y es que según la medición de septiembre, la dinámica distó de ser vigorosa. Si bien el crecimiento en términos reales fue de 2,3 por ciento, dicho guarismo muestra una desaceleración importante que plantea dudas con respecto a lo que va a suceder en la parte final del año que termina.

Una de las causas principales de la baja dinámica observada parece haber sido el pago de impuestos de renta que golpeó con fuerza a cierta categoría de asalariados. Por cuenta del límite a una serie de deducciones y de la recategorización de diversos ingresos, se presentaron casos de personas que vieron subir hasta en 800 por ciento sus obligaciones con el fisco. Reportes de prensa hablan, por ejemplo, de cómo profesores universitarios se vieron obligados a contratar créditos para pagar sus obligaciones con la Dian.

Hechos como el citado, muestran que todavía queda mucho camino por recorrer. Raddar sostiene que, a pesar de que el gasto per cápita en pesos se ha incrementado, aún los colombianos no llegan a la capacidad de compra individual que alcanzaron en el mismo periodo del 2015.

Queda, claro, la esperanza de que en octubre venga un repunte como el observado en Bogotá. No obstante, también aparece la duda con respecto al impacto que puede tener sobre el consumo un apretón impositivo cuyos elementos precisos no se conocen, pero que desde ya preocupa a más de uno.

Debido a ello, las autoridades económicas deberán tratar de conciliar dos objetivos para el 2019: mantener las cuentas en orden y conseguir que el consumo mejore. ¿Será posible?

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado