1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

De lo personal a lo colectivo

"A primera vista, el índice de confianza del consumidor que elabora Fedesarrollo no registró mayores variaciones durante julio".

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 20 de 2019
2019-08-20 10:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, el índice de confianza del consumidor que elabora Fedesarrollo no registró mayores variaciones durante julio. De acuerdo con la entidad, el valor observado fue de menos 5,1 puntos porcentuales, un guarismo muy similar a los observados durante mayo y junio. Podría decirse, entonces, que hay un estancamiento en ese frente que contrasta con el buen desempeño de la demanda interna o de las ventas del comercio.

Sin embargo, una mirada más detallada a los datos confirma una variación que no es tan menor. Para decirlo de manera resumida, los colombianos son más positivos ahora en la valoración de la situación de su hogar, pero ampliamente negativos al hablar del país.

No es la primera vez que un sondeo revela una gran disparidad entre la percepción respecto a lo individual y lo colectivo. Tradicionalmente la ciudadanía tiende a sentirse mayoritariamente satisfecha con su situación familiar o personal, al tiempo que ve con malos ojos lo que pasa en Colombia.

A veces esas impresiones mejoran. Por ejemplo, en julio del 2018 las respuestas afirmativas a la pregunta sobre si en 12 meses estaríamos mejor que ese año, superaron en diez puntos porcentuales a los que dijeron que no. Ahora, la diferencia es de menos 30 puntos. Para los analistas, la inyección de esperanza que significó la elección presidencial en ese momento, se disipó por completo.

Dentro de lo rescatable hay que mencionar que la calificación de la coyuntura es mucho menos crítica, en comparación con junio. Ello puede ser una señal de que el consumo interno, que acabó siendo la variable clave a la hora de explicar el crecimiento de la economía durante el primer semestre, no va a aminorar su ritmo.

Hacia el futuro cercano, y dada la turbulencia internacional, es poco probable que las cosas vayan a cambiar mucho. El alza del dólar puede impactar a los estratos altos, pero todo apunta a cierta estabilidad en la opinión de que al país le va peor que a los colombianos.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes