1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Parte de normalidad

Hay varias maneras de mirar los resultados de Ecopetrol, que ayer dio a conocer cómo le fue durante el segundo trimestre del 2019.

Ricardo Ávila
Exdirector de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 12 de 2019
2019-08-12 10:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Según el reporte entregado por la compañía, las ventas del grupo consolidado subieron más de 8 por ciento y la utilidad se ubicó en 6,2 billones de pesos al cierre de la mitad del año. Tal como van las cosas, es posible que cuando se complete el ejercicio las cifras de ganancias acaben pareciéndose mucho a las del 2018.

No obstante, algunos analistas tomaron notas de cambios importantes. Para comenzar, los números entre abril y junio resultaron ser un poco menos buenos que los contabilizados doce meses atrás, pues los márgenes se redujeron en varios puntos porcentuales.

La explicación más obvia es que el escenario de precios es diferente ahora. El mercado tuvo episodios de volatilidad importantes en el pasado reciente, pues a pesar de que los grandes productores -con excepción de Estados Unidos- han recortado su producción, la guerra comercial que sostienen Washington y Pekín ocasiona dudas respecto a la marcha de la economía mundial y el apetito por consumir hidrocarburos.

De otro lado el peso colombiano se devaluó, gracias a lo cual en los ingresos trimestrales tuvo lugar una mejora de 1,8 billones de pesos. Aun así, la mayor tasa de cambio impacta los costos, tanto de servicios como de insumos que se importan.

En lo que atañe a segmentos diferentes al de exploración y producción, el parte es de relativa normalidad. Los mantenimientos en las refinerías se adelantaron sin contratiempos mayores, mientras que en el capítulo de transporte hubo un ascenso en los volúmenes que pasaron por los oleoductos.

Desde el punto de vista de los indicadores financieros, es saludable la reducción de pasivos y el aumento de activos, con una sólida posición de caja. Los datos confirman que la empresa va bien y que el cierre del 2019 dependerá de las cotizaciones del crudo. Esa es una incógnita que aún no tiene respuesta.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes