1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
retrospectiva

Momento de emociones fuertes

La semana terminó con indicadores al alza, pero el cierre en terreno positivo de la bolsa neoyorquina el viernes no disimula la tensión que se sintió en los mercados de las diferentes latitudes, a lo largo de cinco días particularmente difíciles.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 09 de 2018
2018-02-09 08:32 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La semana terminó con indicadores al alza, pero el cierre en terreno positivo de la bolsa neoyorquina el viernes no disimula la tensión que se sintió en los mercados de las diferentes latitudes, a lo largo de cinco días particularmente difíciles. En Asia, el retroceso del índice Hang Seng llegó a 9,5 por ciento, mientras que en Europa el Eurofirst 300 cayó 7,2 por ciento. Wall Street pudo recortar pérdidas, pero aun así el S&P 500 disminuyó 5 por ciento, al tiempo que el Colcap se dejó 4,3 por ciento.

Más allá de la suerte de unos y otros, el sacudón resultó ser de tal magnitud que convenció, incluso a los escépticos, de que la hora del dinero barato llegó a su fin. La perspectiva de mayores tasas de interés en el mundo sirvió para desinflar parcialmente una burbuja que había llevado los precios de las acciones a niveles históricamente elevados.

Para más de un especialista, la corrección es bienvenida. El problema es que la volatilidad está de vuelta y nadie sabe a ciencia cierta cómo hacer para evitar los altibajos que hacen que, en una sola sesión, las bolsas cambien de signo varias veces.

Por otra parte, los analistas debaten sobre el impacto que pueden tener pérdidas que, sobre el papel, superaron los cinco billones de dólares entre lunes y viernes. Esa es la disminución en la capitalización bursátil de las bolsas del planeta, de acuerdo con una firma estadounidense especializada en el asunto.

Al respecto, hay llamados a mantener la cabeza fría. A fin de cuentas, frente a los niveles de hace doce meses, los rendimientos todavía son de doble dígito. En el caso de Nueva York, las acciones están casi 14 por ciento por encima del punto en el que se encontraban un año atrás.

No obstante esa circunstancia, el desafío es conseguir que la turbulencia termine y el aterrizaje sea suave. Así resulte verdad que para la mayoría de los ciudadanos lo que les pasa a los mercados de valores importa poco en su vida diaria, la incertidumbre no le hace bien a la marcha de ninguna economía. Por eso, el anhelo es que tras las emociones fuertes, regrese la estabilidad que desapareció en los primeros días de febrero.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado