1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
retrospectiva

No es una bonanza, pero sirve

Que el dólar haya caído 119 pesos en las dos primeras semanas del año es algo que no pasó desapercibido para un buen número de colombianos.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
enero 12 de 2018
2018-01-12 08:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Que el dólar haya caído 119 pesos en las dos primeras semanas del año es algo que no pasó desapercibido para un buen número de colombianos. En contraste con las predicciones que hablaban de un fortalecimiento del billete verde, el promedio de operaciones cambiarias al final de la semana que termina lo ubicaron en 2.856 pesos, un nivel que no se veía desde el 20 de abril del 2017.

La causa principal de la revaluación de la moneda nacional no fue otra que el repunte en los precios del petróleo, cada vez más cerca de los 70 dólares por barril, en el caso de la variedad Brent. Dado que se trata del principal renglón de las exportaciones colombianas, es fácil concluir que las mayores cotizaciones del crudo servirán para cerrar la brecha comercial del país e incrementar la oferta de divisas en el mercado.

No menos importante es el impulso a la economía. Es de suponer que un alza en los hidrocarburos servirá para hacer realidad proyectos de inversión en el sector, tasados en 4.500 millones de dólares este año por el gremio de la actividad.

Si bien todavía estamos lejos de una situación de bonanza y la producción interna sería de 840.000 barriles diarios en promedio –200.000 menos que los registrados en enero del 2015–, es evidente que la crisis quedó atrás, a menos que vuelva a presentarse un gran exceso de oferta en los mercados mundiales. La posibilidad existe, pero no en el corto plazo, dicen los conocedores del tema.

Debido a ello, el horizonte empieza a verse un poco más despejado. El propio Ministro de Hacienda se encargó de recordar que “cada dólar de incremento en el precio del petróleo representa un año después ingresos fiscales por 350.000 millones de pesos”, lo cual mejora las perspectivas para el Gobierno que entra. Ello sin hablar de que hay una promesa de mayores dividendos de Ecopetrol para los meses que vienen.

Y si bien todavía es temprano para hacer las cuentas de la lechera, el arranque del 2018 es muy diferente al de doce meses atrás. Todo debido a un repunte que pocos tenían en el radar y que nos deja efectos imposibles de ignorar.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado