1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Un poco más de cuerda

A nadie le sirve que el valor de los combustibles se dispare, si a la vuelta de un tiempo vuelven las vacas flacas.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
junio 24 de 2018
2018-06-24 08:00 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista no suena lógico que un acuerdo para aumentar la oferta de petróleo desemboque en mayores precios de los hidrocarburos. Pero eso fue precisamente lo que ocurrió el viernes, después de que Arabia Saudita reportó que se había llegado a un entendimiento en el seno de la Opep, que se debería traducir en una disponibilidad adicional de un millón de barriles de crudo al día.

La determinación del cartel tuvo lugar a pesar de las protestas de Irán, que considera que se acabó cediendo a las presiones de Donald Trump, quien en diferentes trinos ha pedido cotizaciones más bajas. Y aunque es verdad que no quieren enemistarse con Washington, pareciera que los saudíes han aprendido las lecciones de lo sucedido unos años atrás.

El argumento central es que a nadie le sirve que el valor de los combustibles se dispare, si a la vuelta de un tiempo vuelven las vacas flacas. Bajo ese punto de vista, suena más inteligente evitar sobresaltos, pues la volatilidad afecta el desempeño económico global y evita que las naciones exportadoras puedan hacer planeación de largo plazo, un planteamiento que es válido para cualquiera que no tenga angustias de carácter inmediato.

Aun así, los observadores no pasaron por alto que el barril de la variedad Brent volvió a superar el nivel simbólico de los 75 dólares. El motivo principal, según creen los analistas, es que el apetito de los consumidores sigue en aumento y que en los próximos meses se presentarán cuellos de botella.

Sea como sea, la perspectiva es bienvenida para aquellos que miran los toros desde la barrera, como sucede con Colombia. Un escenario de cotizaciones predecible, en cercanías de los niveles actuales, garantiza un alza en las exportaciones, además de más ingresos fiscales y proyectos de inversión cuantiosos en actividades de búsqueda y explotación.

Por otra parte, lo sucedido envía el mensaje de que los grandes productores quieren evitar la anarquía en el mercado petrolero. En tal sentido, sabrán templar la cuerda o soltarla, dependiendo de lo que pase. Y esa perspectiva, es la que más nos conviene.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado