1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Un tinto más amargo

Según lo informó la Federación Nacional de Cafeteros, el precio interno de referencia para la compra de la carga de 125 kilos quedó en 687.500 pesos.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
agosto 20 de 2018
2018-08-20 06:30 a.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No son buenas las noticias para los caficultores colombianos justo cuando viene la cosecha del segundo semestre. Según lo informó ayer la Federación Nacional de Cafeteros, el precio interno de referencia para la compra de la carga de 125 kilos quedó en 687.500 pesos.

La causa principal es que la cotización del grano en la bolsa de Nueva York cayó a menos de un dólar por libra. De no ser porque la moneda nacional ha perdido terreno frente al billete verde, la situación sería aún peor.

Son varias las razones por las cuales los cultivadores están viendo una merma importante en sus ingresos. El factor clave es la producción de Brasil, que algunos calculan en 65 millones de sacos y que en todo caso no será inferior a los 58 millones.

Semejante cosecha conduce a un exceso de oferta, factor que está siendo aprovechada por los especuladores para deprimir todavía más el valor de las diferentes variedades. Parte de las apuestas se basan en que los agricultores brasileños aceptarán desprenderse de sus inventarios porque la devaluación del real les compensa parcialmente las menores ventas en dólares.

A lo anterior se suman las inquietudes sobre la marcha de la economía mundial, acentuadas por las hostilidades comerciales que tocan cada vez más latitudes. La percepción de los expertos es que un ritmo más lento en el crecimiento global se traducirá en una demanda de bienes primarios más débil, lo cual involucra directamente al café.

Todo lo anterior tiene implicaciones a nivel interno. A fin de cuentas, más de medio millón de familias campesinas derivan su sustento de la caficultura. Si la carga baja, el poder de compra de miles de personas que habitan en una veintena de departamentos se vería disminuido, con consecuencias indeseables.

Una de las preocupaciones es que vuelvan las movilizaciones populares, pues más de un dirigente querrá pescar en el río revuelto del descontento. Y sin el pasado fue posible diseñar un subsidio salido del presupuesto nacional, ahora la situación fiscal es otra. De ahí que se hable de un tinto más amargo

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado