1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Villaveces P.

Un nuevo capítulo

Comienza una nueva administración que tiene por delante grandes desafíos y oportunidades.

Ricardo Villaveces P.
POR:
Ricardo Villaveces P.
agosto 05 de 2018
2018-08-05 03:19 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7865def38d.png

Llegó el final del gobierno Santos y el de los gobiernos con reelección (afortunadamente). Comienza una nueva administración que tiene por delante grandes desafíos y oportunidades para que el país pueda desarrollar mucho de su gran potencial. La polarización y la opinión desfavorable dificultan los balances de la gestión del gobierno saliente, pues se vuelven emocionales y poco objetivos.

Sin duda, hubo errores y muchas cosas se habrían podido hacer mejor, pero son muchos también los frentes en que se avanzó significativamente. Ese es un balance que lo hará la historia, pero, en el neto, va a ser una administración que va a salir bien librada y que deja un país bien encaminado en temas como la reducción de la violencia, la infraestructura, la recuperación del territorio y el crecimiento del turismo, el reconocimiento internacional y el manejo económico frente a situaciones tan complejas como las vividas por cuenta de la caída de los precios de los energéticos, los problemas climático y los paros registrados.

Lo que hay que buscar ahora es que al nuevo gobierno le vaya bien. Eso es sinónimo de que le vaya bien al país, que es algo fundamental para evitar veleidades populistas como las que asomaron sus colmillos en las últimas elecciones. Es indudable que hay muchos colombianos insatisfechos con el estado de las cosas, y Duque debe darle la importancia que se merece a esta realidad para tratar de reducir esos motivos de insatisfacción.

Temas como el de la corrupción agobian y desesperan al ciudadano con consecuencias impredecibles. Bien se sabe que, en buena medida, la politiquería es la causante de diversas manifestaciones de la corrupción. Duque empieza con pie derecho al nombrar un gabinete que, en su gran mayoría, son personas competentes, conocedoras, alejadas de la politiquería, y sus designaciones no fueron el resultado de transacciones que luego se reflejen en más deterioro del Estado y del establecimiento frente a los ciudadanos.

Ahora, tiene un segundo reto y es lograr que los ministros puedan escoger para los puestos claves en sus respectivas carteras personas de su confianza y con los perfiles adecuados. Si es cierto que se está despolitizando el Gobierno, el computador de Palacio tendrá que dedicarse a menesteres diferentes a imponer candidatos en los distintos ministerios. Claro que este enfoque le complicará al Presidente la relación con el Congreso. Ni la ‘Yidispolítica’ ni la mermelada deberían estar presentes, y a quienes están acostumbrados a ellas para la aprobación de las leyes, les van a hacer mucha falta.
El manejo del Congreso será un reto formidable para el nuevo gobierno, y ojalá se puedan superar pronto episodios tan inconvenientes como el de Uribe,en el cual el acusador termina acusado y todo gira alrededor de testigos y situaciones que solo pueden llevar a más desprestigio del establecimiento. Que si el ‘Caliche’, que si el ‘Tuso’, que si los presos, que el reloj del ‘superagente 89’, en fin, situaciones que parecen de novela y que deben superarse.

La justicia debe operar para que el país pueda seguir adelante y las instituciones no se sigan desprestigiando.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado