1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Roberto Junguito
columnista

Perspectivas económicas y riesgos

Para recuperar el crecimiento económico y consolidar el progreso social, el país requiere adoptar reformas adicionales.

Roberto Junguito
POR:
Roberto Junguito
enero 09 de 2018
2018-01-09 08:24 p.m.
https://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78676872a9.png

Colombia tiene una tradición de buen manejo económico, así sea cierto que la tasa de crecimiento del Producto Interno Bruto del año 2017 resulte ser bajo y cercano al 1,7 por ciento; que la tasa anual de inflación, medida según el Índice de Precios al Consumidor, haya sido del 4,09 por ciento, superando ligeramente el rango tope establecido por la junta directiva del Banco de la República, y que se haya estado registrando una caída de los indicadores de confianza de los consumidores y los inversionistas.

Cabe resaltar que desde 1991 el país tiene un banco central independiente, cuya junta directiva maneja la política monetaria y cambiaria mediante un régimen de tasa flexible de cambio y un esquema de inflación objetivo que ha funcionado bien. Del lado fiscal, se dispone de la ley de responsabilidad fiscal y una regla fiscal estructural que se vienen cumpliendo y se han traducido en mayor estabilidad fiscal. El país también goza de una Superintendencia Financiera de reconocida calidad que ha imprimido confianza sobre el sistema bancario, lo cual refleja la fortaleza de sus instituciones económicas.

No obstante lo anterior, existe un amplio consenso que, para recuperar el crecimiento económico y consolidar el progreso social, el país requiere la adopción de reformas estructurales adicionales para elevar la productividad y mejorar la equidad. Al respecto, se percibe que ha habido una reciente falta de voluntad política para diseñar y aprobar las reformas que el país requiere. Han quedado pendientes la reforma a las pensiones, gasto público, apertura comercial, desarrollo del mercado de capitales, y lucha contra la corrupción, entre otras.

Existen varios riesgos adicionales que amenazan el devenir de la economía en el 2018, que deben ser identificados, enfrentados y superados, como el aumento inusitado de la polarización política, la incertidumbre jurídica, derivada de las decisiones de las cortes, que inciden adversamente sobre la confianza inversionista, las decisiones relacionadas con el proceso de paz y los problemas vinculados con el rol de las comunidades, así como las demoras en la aprobación de los permisos ambientales, que vienen desestimulando las inversiones en la minería y poniendo trabas para la puesta en marcha de la estrategia de desarrollo vial de las vías 4G.

La confianza inversionista también se ha visto obstaculizada por la encrucijada fiscal que representa mantener un régimen adverso de impuesto a la renta de las sociedades, al tiempo que se necesita elevar la tributación.

En síntesis, el comportamiento deficiente de la economía en el 2017, sumado a la falta de adoptar las reformas estructurales requeridas y los riesgos que se presentan en el 2018, han afectado adversamente la reputación del buen manejo económico de Colombia, como lo evidencia la reciente baja de la calificación del riesgo soberano por parte de Standard and Poor’s. Para evitar que se acentúe la vulnerabilidad del país es fundamental que el gobierno mantenga de manera firme el manejo ortodoxo de la economía en los meses venideros, sin populismos para conseguir favores electorales, y que el debate económico de los candidatos a la presidencia de la República sea serio y responsable, y garantice a la comunidad internacional y a los mercados que Colombia mantendrá en el futuro el manejo responsable y serio de la economía que ha caracterizado al país.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado