Economía

Dos décadas de crecimiento y con potencial para mejorar

Turismo, agricultura, ganadería, transporte, infraestructura, minería, hidrocarburos, entre otras, figuran con grandes posibilidades de expansión.

Desarrollo

Las perspectiva de desarrollo es positiva para Colombia en la década que comienza en enero próximo.

iStock

POR:
Portafolio
septiembre 29 de 2019 - 06:07 p.m.
2019-09-29

Colombia es hoy un país mejor que hace apenas dos décadas. Esta no es una frase de simple optimismo diplomático. Tal realidad permite afirmar que en el país no aplica el dicho popular que asegura que “todo tiempo pasado fue mejor”. Y aunque falta mucho por hacer, el avance es sigificativo.

(Lea: 'El ritmo de crecimiento en Latinoamérica no es suficiente')

En efecto, por donde se les mire, las estadísticas así lo confirman. Las cifras económicas, sociales, de salud, educativas, vivienda, transporte, de infraestructura, culturales, deportivas, telecomunicaciones y hasta de seguridad, son mejores hoy que a comienzos de este siglo. Pero, antes de explicar el soporte de este artículo basado en el optimismo, es necesario reconocer que hay problemas graves que el país no ha podido solucionar.

(Lea: El país ya tiene las bases de su futuro)

En efecto, inequidad social, baja productividad, injusticia, corrupción, politiquería, inseguridad ciudadana y narcotráfico, no son simples lunares, sino fenómenos enquistados en la sociedad colombiana, que no solamente persisten sino que tampoco dan señales de reducción. Esa también es una realidad.

(Lea: Economía mundial crecerá a su menor ritmo en una década)

Sin embargo, hacer el ejercicio de reconocer el progreso del país, es cada vez más fácil. Basta con despojarse de uno de los males que más afectan a los colombianos: el pesimismo. De hecho, esta es la razón por la que el mundo ve mejor al país que sus propios connacionales.

Los ejemplos que ilustran la transformación positiva colombiana están a la vista. El nivel de vida de los ciudadanos es hoy más alto que el de hace 20 años, la clase media creció, la economía es reconocida como una de las cuatro más grandes y estables de América Latina, el país es atractivo para la inversión extranjera, el sector financiero es sólido, la cobertura en salud es del 100% (falta mejorar en calidad), el acceso a la educación está en aumento, pero también es deficiente en calidad, la construcción de infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria está en marcha, el desarrollo es especialmente notorio en las ciudades intermedias, ha habido avances significativos en conexión global, apertura e inserción en los mercados internacionales y progreso en el desarrollo de las telecomunicaciones.

‘COLOMBIA MEJOR’

Esta larga lista de resultados de la “Colombia mejor” ha trascendido internacionalmente, y aunque los rankings globales no siempre lo reflejan, la percepción de los extranjeros sobre el país evidencia un claro reconocimiento del avance nacional en la solución de muchos de los problemas que la llevaron a ser considerada como una nación inviable.

En materia económica, el país se ha destacado por el manejo responsable de sus finanzas, la toma de decisiones serias, alejadas del populismo y el respeto a la institucionalidad. No en vano, Colombia es reconocida internacionalmente como una de las naciones más sólidas en el cumplimiento de sus compromisos financieros, y una de las democracias más estables de América Latina.

Producto de ello, el bajo riesgo soberano, en comparación con naciones de similar o igual desarrollo. Por ejemplo, en el riesgo país Embi+, que mide el diferencial de las tasas de los bonos más seguros del mundo, el indicador para Colombia es de 182, mientras que el de Brasil es de 243, el de México 213 y el de Argentina 2.223. (Entre más bajo sea este número, mayor es la confianza por parte de los prestamistas y organismos internacionales).

EL POTENCIAL

Además de su mejoría del país constante en diversos frentes, hay consenso en que Colombia reúne todas las condiciones para seguir progresando y mejorar su posicionamiento en los diferentes escalafones globales.

El acuerdo de paz firmado con las Farc, a pesar de las disidencias, es reconocido como el punto de partida de una nueva era. Alrededor de 8.000 personas que antes se dedicaban a asaltar poblaciones, atacar la infraestructura económica, secuestrar, reclutar menores, extorsionar a comerciantes, empresarios y finqueros, regresaron a la vida civil y están siendo acogidos como ciudadanos que contribuyen a la construcción del país.

Actividades como turismo, agricultura, ganadería, transporte, infraestructura, hidrocarburos, minería, revolución industrial, comercio, finanzas, vivienda, telecomunicaciones, nueva economía y entretenimiento figuran con un gran potencial de crecimiento y aporte al desarrollo del país en los próximos años.

MEDIOAMBIENTE

Referencia aparte merece el avance que Colombia ha tenido en el respeto por el medioambiente. La cruzada en favor de la protección de los recursos naturales, liderada principalmente por las nuevas generaciones, produce confianza en el futuro.

Debates como los que se dan en torno a la actividad petrolera, minera y de construcción de infraestructura, son positivos para el país, y contribuyen a la toma de decisiones equilibradas en torno a las necesidades de avanzar en el desarrollo, siempre y cuando la meta principal sea la sostenibilidad.

De la misma manera, el auge del emprendimiento, impulsado principalmente por la transformación digital, evidencia el potencial del país en desarrollo de la cuarta revolución industrial, lo que muestra que la construcción del futuro va por buen camino.

No es un camino fácil. Las diferencias internas parecen marcar un cuello de botella indestructible y exageradamente perdjudicial. Sin embargo, poco a poco el país ha podido avanzar en medio de las diferencias. Es más, muchos creen que los avances, en medio de pesos y contrapesos, son más sólidos que el progreso construido en medio de la unanimidad.

En conclusión, el balance de lo sucedido en Colombia en las últimas dos décadas, es decir en lo que va del siglo XXI, es positivo y, al mismo tiempo, las perspectiva para el 2030, son esperanzadoras. En efecto, la década que iniciará en tres meses pinta bien, y todo indica que, a pesar de las adversidades, la sociedad colombiana seguirá construyendo un país mejor.

Noticias Recomendadas

Recomendados