Economía

‘El pesimismo global sería exagerado’

Ángel Gurría, secretario general de la Ocde, habló sobre la llegada de Colombia a la organización y sobre el clima prevaleciente en la cita en Suiza.

Ángel Gurría, secretario general de la Ocde.

Ángel Gurría, secretario general de la Ocde.

Simon Dawson/Bloomberg

POR:
Portafolio
enero 24 de 2019 - 09:55 p.m.
2019-01-24

El mexicano Ángel Gurría, secretario general de la Ocde, es una de las figuras presentes en la Cumbre de Davos. Interrogado sobre la llegada de Colombia a la organización con sede en París y sobre el clima prevaleciente en la cita en Suiza, le respondió seis preguntas a Portafolio.

La ley que aprueba la adhesión de Colombia a la Ocde ya fue firmada por el Presidente Duque. ¿Qué sigue?

Estamos con mucha expectativa de lo que viene. Lo que va a suceder en la práctica es que se va a mover el lugar de Colombia en la mesa, que está al lado de los observadores, junto a la Unión Europea, y ahora se va a sentar entre Corea y Chile, siguiendo el orden alfabético. Colombia ya es de la familia, aunque al formalizarse vienen una serie de procedimientos y oportunidades que se abren.

(Lea: Más pendientes que soluciones, en Davos

¿En qué consisten esas oportunidades?

La Ocde es como una vaca muy generosa, siempre lista y contenta de que la ordeñen, pero hay que saberla ordeñar. Estoy seguro de que Colombia sabrá hacerlo.

Hay inquietud en el país con respecto al cumplimiento de algunos compromisos acordados y que siguen pendientes…

Existe un proceso. Algunas condiciones se pueden cumplir antes y otras se darán con el tiempo. Tenemos un periodo de examen posterior al ingreso formal, en el cual se revisan cómo van las cosas a los dos y cinco años. En ese momento se hacen observaciones y se reciben respuestas, pero quiero dejar muy en claro que este no es un mecanismo de sanciones, sino una manera de incentivar que se cumplan los compromisos. Una vez que arranca esto, lo importante es integrarse cada vez más y aprovechar la capacidad instalada.

(Lea: ‘Inversionistas están motivados con Colombia’, Duque

¿Cómo siente el clima de este año en Davos?

Oscilamos de un lado al otro. Así como el año pasado se sentía un optimismo que parecía exagerado, ahora ocurre algo similar con el pesimismo. Dentro de las explicaciones está que China crece a una menor tasa, pero eso es algo que ya sabíamos desde noviembre, según nuestras proyecciones.

La velocidad del mundo se redujo en medio punto porcentual, porque el comercio internacional no anda tan rápido ahora. Reconozco que hay más incertidumbre que golpea el ánimo de invertir y esa es la principal enemiga del crecimiento. Si uno es un exportador y no sabe si va a poder vender sus productos o qué arancel le va a tocar, pues se queda quieto.

¿A qué se refiere?

No sabemos si lo de Estados Unidos y China va a atenuarse o se va a hacer peor. Lo de un eventual impuesto a los carros de Europa también está sobre el tapete. Incluso, en el caso del Tratado de Libre Comercio de América del Norte que se renegoció con éxito, persisten algunos aranceles al acero y el aluminio. Eso quiere decir que el ambiente sigue revuelto. Igual, hay que administrar la coyuntura.

¿Cuál es su perspectiva sobre América Latina?

Diría que lo más trascendental, que son los cambios en México y Brasil, es algo muy reciente. Hay que darles un compás de espera a las nuevas administraciones. México acaba de colocar 2.000 millones de dólares en bonos, en una emisión a diez años que fue sobre suscrita cuatro veces. Es una buena señal, pero todavía es muy temprano para lanzar juicios.

Noticias Recomendadas

Recomendados