Internacional

Brasil: más que brotes verdes

Esperamos que las buenas noticias en esa economía comiencen a verse reflejadas en datos concretos de crecimiento el próximo año.

Brasil

Hay cada vez más señales de que la economía brasileña está experimentando cambios que la harían más próspera y sostenible.

iStock

POR:
Portafolio
noviembre 08 de 2019 - 08:00 p.m.
2019-11-08

Hace un tiempo que venimos escuchando voces de que la economía en Brasil está experimentando algunos cambios que la harían más próspera y sostenible en el mediano y largo plazo.

(Lea: Sorpresa en Brasil por fracaso de subasta petrolera)

Pero como moradores de la región, también sabemos que muchas veces nuestros vecinos pueden mostrar brotes verdes, generar expectativas y luego decepcionar de gran manera. Por esto, veamos uno a uno los principales catalizadores de un posible despegue de la economía de Brasil.

(Lea: Ordenan la libertad de Lula da Silva)

Primero, y me atrevo a decir que lo más importante es la reforma al sistema de pensiones, que tuvo un apoyo mayor al anticipado en la Cámara Baja y luego fue aprobado sin mayores contratiempos en el Senado, por lo que se promulgará en noviembre.

Con esto, se elimina gran parte de la carga fiscal que amenazaba con hacer insostenible la recuperación de la economía brasileña.

Ya lo decía un reporte de Bradesco Asset Management dado a conocer durante octubre: los ahorros con la reforma son relevantes para el Estado, alcanzando cerca de 200 mil millones de dólares en 10 años, con lo que podremos ver una reducción del gasto y una consolidación fiscal del país.

La reciente disminución de las tasas de interés, que permite que hoy el indicador de política monetaria se encuentre en 5,5 por ciento frente al 14 por ciento en que estaba hace menos de tres años, es otro factor relevante a favor de este mejor escenario.

Adicionalmente, los mercados están incorporando recortes por otros 100 puntos básicos en un año, por lo que es muy probable que veamos la tasa monetaria en niveles más bajos pronto, especialmente si consideramos que la inflación de Brasil está contenida.

Si esto se concreta, habrá un gran espacio para que las empresas bajen su endeudamiento o refinancien a menores costos, lo que impulsará el CAPEX, especialmente en Real Estate (sector inmobiliario). Y por el lado de los privados, el bajo endeudamiento deja un gran espacio al crecimiento del crédito y por ende del consumo doméstico.

Hay otros dos fenómenos positivos que, aunque son menos conocidos y de impacto algo más acotado, valen la pena destacar.

Uno es el cambio en la mentalidad del inversionista local que, acostumbrado a tasas de 10 por ciento o más, solo se preocupaba de invertir en renta fija local. Pues bien, con otra realidad sobre la mesa y con los inversionistas aceptando que esos tiempos de tasas por las nubes probablemente no van a regresar, hemos comenzado a ver rotaciones en los portafolios hacia renta variable y Hedge Funds, especialmente entre inversionistas Institucionales.

Por último, la actividad de M&A y IPO se está recuperando, con nuevas compañías entrando al mercado de capitales y cuyas colocaciones muchas veces son sobre suscritas y esperamos que el 2020 la tendencia se intensifique aún más.

Con todo, vemos bastantes oportunidades en renta variable, en especial en compañías con exposición a consumo doméstico que se beneficien de manera directa las recientes cambios macroeconómicos y las reformas.

Esto, mientras que en renta fija somos positivos en soberanos y corporativos de igual forma.

Así, esperamos que las buenas noticias se comiencen a reflejar en datos concretos de crecimiento el próximo año, que será clave para el repunte del precio de los activos financieros.

Nicolás Fonseca
Head Institutional Sales, HMC Capital

Noticias Recomendadas

Recomendados