Negocios

‘Teníamos el récord en VIS, ahora lo vamos a superar’

La mayor producción del Grupo AR está en el área de la construcción, allí se ha enfocado en el segmento de vivienda social.

Carlos Agudelo, presidente del Grupo AR.

Carlos Agudelo, presidente del Grupo AR.

Cortesía

POR:
Portafolio
octubre 20 de 2019 - 07:00 p.m.
2019-10-20

El Grupo AR, una empresa familiar que desarrolla proyectos inmobiliarios y de construcción, cambió de nicho y en su nuevo mercado estableció un récord en la construcción de viviendas de interés social y, ahora, ella misma quiere imponer uno nuevo.

Portafolio conversó con Carlos Agudelo, presidente de la compañía, sobre sus proyectos actuales, como constructora, las características que los hacen diferentes, y como Grupo, las iniciativas que desarrollan a través de su fundación.

(Expansión del grupo AR incluye RSE)

¿Como constructora, siempre le apostaron a la vivienda de interés social?

Nosotros hace 20 años, en la crisis, tal vez, más seria de la economía colombiana cambiamos el enfoque de la compañía. Éramos una empresa que hacía vivienda para estratos 5 y 6, pero encontramos un nicho de mercado diferente y unas oportunidades en las viviendas de interés social y el estrato 3. A raíz de eso le dimos un vuelco completo a la compañía y desde el 2000 nos hemos vuelto fuertes y cada vez con proyectos más grandes.

¿Qué caracteriza sus proyectos?

Se diferencian porque usamos altura, somos la primera constructora en hacer vivienda de interés social en altura con ascensor, cosa que no se veía en ese tiempo. Fuimos la primera que hizo un edificio de 12 pisos, ahí empezamos a ver que la altura y una vista agradable no son unos lujos de los estratos altos sino que es algo que puede tener todo el mundo y empezamos a subir.

¿Qué tanto han subido?

Teníamos el récord de la vivienda social en altura con ascensor, el proyecto, con 5 torres, se llama Torres de Bella Vista y tenía 30 pisos. Ahora lo vamos a superar y estamos construyendo un nuevo proyecto con torres de 31 pisos.

¿Cómo es ese proyecto?

Es en Bogotá, se llama Torres del 20 de julio. Es un proyecto ambicioso, tendrá torres de 30 y 31 pisos, ya estamos construyendo las primeras dos torres y esperamos entregar a finales de 2020 y de ahí año a año estaremos entregando una torre. Estos son los más altos de Colombia, en cuanto a VIS, cuentan con 3 ascensores y son 8 apartamentos por pisos, son 12 edificios, es un macroproyecto.

¿Qué otros están desarrollando?

Tenemos proyectos en Madrid, Cundinamarca, ya vamos en la tercera etapa y faltan tres etapas más. Otro proyecto en Zipaquirá, este es de seis súper manzanas y estamos construyendo la primera. También estamos en el occidente de Bogotá, es estrato 3, y estamos haciendo la última etapa. Estamos desarrollando, actualmente, un proyecto de vivienda de interés prioritario para que todos los colaboradores de AR tengan vivienda propia.

Aquí fue fundamental los subsidios del Gobierno y el subsidio de las cajas de compensación, afortunadamente en este proyecto pudimos unir los dos subsidios para los colaboradores que cumplan unas condiciones mínimas.

Deben llevar 5 años trabajando con nosotros y no tener vivienda propia, 110 colaboradores aplicaron a ese bono adicional, y que el subsidio le sea aprobado por la caja de compensación. La meta de AR es seguir creciendo como empresa, este año esperamos crecer un poco más del 10%.

(Grupo AR incursiona en negocio de restaurantes)

Además de la altura, ¿de qué otra manera han innovado?

Cuando empezamos, era normal que los apartamentos de interés social solo tuvieran un baño, nosotros innovamos, pusimos dos. Hoy el apartamento que hacemos es muy diferente al que hacíamos hace 20 años.  Ahorita lanzamos un proyecto con una distribución diferente que esperamos que sea acogida en la sociedad, queremos traer la arquitectura internacional que ya está en todos lados, pero no se aplica mucho en Colombia, donde tenemos en cuenta cómo viven las familias, muy pocos hijos, ellos quieren ser independientes y papás piden más privacidad y esperamos darle una solución a esto.

Cómo Grupo no solo se dedican a la construcción, ¿Qué iniciativas promueven a través de la fundación?

Por ejemplo, hicimos un proyecto ahí en la construcción del 20 de julio. Realizamos un mural con acompañamiento de la comunidad, donde ellos dijeron qué querían que se pintara, eran por lo menos tres cuadras y en una de esas pintaron la Virgen del Carmen y se volvió un sitio referente en la zona. Era un lugar difícil, con consumo de droga, no se podía caminar tranquilamente, hoy la delincuencia ha disminuido mucho, es un sector referente.

La fundación hace actividades allí los fines de semana con los niños, por ejemplo, en semana de receso se hicieron actividades con todos los del barrio, al final se hizo un cine y llegaron 200 niños, que fue una proporción que no pensábamos. También le donamos al distrito todos los diseños y todos los estudios técnicos para construir un colegio en el proyecto donde están las Torres de Bella Vista para 1.200 alumnos. Se lo entregamos oficialmente hace dos meses, con escritura firmada, esperamos que salga a licitación pronto, y la donación no son solo diseños iniciales sino la dotación completa del colegio.
El distrito lo construye a través de una licitación pública, con el que se lo gane, y apenas lo entregue nosotros lo dotamos con la tecnología más avanzada que tienen los colegios bogotanos. El lote que era de nuestra urbanización se lo escrituramos al distrito. La fundación finalmente nos acompaña en todos los procesos.

¿Qué programas manejan, para empleados, por ejemplo?

La fundación tiene un programa de educar para construir, que consiste en sacar del analfabetismo a todos los colaboradores y a sus familias, que en la construcción ocurre más de lo que quisiéramos. Hoy por hoy 56 colaboradores han salido y se han podido graduar del bachillerato.

¿Y para clientes, en dónde está presente?

Nuestra fundación crea comunidad, porque la gente no sabe en verdad cómo es que debe vivir con otros. No saben que tiene que pagar una cuota de administración, que el perro no puede hacer sus necesidades en el hall, que no pueden quitar los bombillos de los puntos fijos para ponerlos en sus apartamentos. Cuando entregamos la copropiedad, la fundación está ahí, con los compradores, para darles normas de cómo administrar y manejar un presupuesto, cuáles son las normas de convivencia. Los acompañamos, es parte de nuestra entrega.

Noticias Recomendadas

Recomendados