Opinión

Maduro y las Farc: una jugada a tres bandas

Julio Londoño, decano de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, habla sobre la alianza de Maduro con grupos armados colombianos.

Maduro

Lo que no debe olvidar Maduro, es que, en cualquier momento, las Farc y el Eln que acoge en su país, pueden “voltearse” contra su frágil régimen con tenebrosas alianzas internas.

Archivo particular

POR:
Portafolio
agosto 30 de 2019 - 04:04 p.m.
2019-08-30

La animadversión de Maduro hacia Colombia es bien conocida. Sin embargo, no ha caído en cuenta de que incurre en un grave error al aliarse con grupos armados colombianos y dar refugio y decidido apoyo a muchos de sus miembros, como acaba de suceder con algunos de los dirigentes de las Farc que han anunciado que continuaran en sus actividades terroristas, independientemente del criticado acuerdo de paz concertado con la administración Santos.

(¿Qué implica el rearme de Márquez y Santrich?). 

Esa política viene de la época de Hugo Chávez, cuando ganaderos y agricultores de los estados del Zulia, Táchira y Apure, clamaron para que el gobierno adoptara acciones para impedir que estos grupos siguieran haciéndolos víctimas de la extorsión y el secuestro.

Chávez y Maduro, optaron por seguir la recomendación del chino Sun Tzu “si no puedes vencer a tu enemigo, únete a él”. Llegaron así al tácito acuerdo de facilitarle a la guerrilla su presencia en territorio venezolano, a cambio de que ésta no adelantara acciones delincuenciales contra ciudadanos de ese país.

Ese tipo de alianza se tornó en una abierta simpatía del régimen por los grupos armados colombianos. Lo que facilitaba además que, algunos militares y funcionarios venezolanos corruptos, pudieran enriquecerse facilitando la distribución de la cocaína procedente de Colombia.

Servir de refugio y apoyar a la guerrilla colombiana obedece también a otros propósitos. Bajo el eterno síndrome de la supuesta amenaza militar colombiana contra Venezuela, se mantiene a las fuerzas armadas de nuestro país “ocupadas” combatiendo a la guerrilla en el interior de nuestro país, sin mirar hacia la frontera común.

(Sector económico recibe sin nerviosismo rearme de grupo guerrillero). 


Por otra parte, alienta la esperanza de sus esbirros de que el fallido socialismo del siglo XXI, pudiera renovarse, pero en nuestro país mediante el incremento de la lucha armada, especialmente si se cumplen algunas cábalas electorales.

El anuncio de los jefes de las Farc de aliarse con el Eln es perfectamente armónico con la política que tiene el régimen madurista con el Eln.

No es un secreto que el Eln controla varios estados de Venezuela e incluso que le hace diferentes trabajos al gobierno. Con tal de sostenerse en el poder y asechar contra Colombia, a Maduro y a su camarilla politico-militar no le importa violar en forma flagrante la soberanía venezolana. Sigue la política maquiavelista de “El fin justifica los medios”.

De otra parte, seguramente considera que el régimen venezolano se constituirá tarde o temprano otra vez en el eslabón indispensable para llegar a un acuerdo, no solamente con el Eln, sino a uno nuevo con las “otras Farc”, porque el que concertaron antes no sirvió.

Lo que no debe olvidar Maduro, es que, en cualquier momento, las Farc y el Eln que acoge en su país, pueden “voltearse” contra su frágil régimen con tenebrosas alianzas internas.

Julio Londoño Paredes
Decano de la facultad de Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario

Noticias Recomendadas

Recomendados