1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Revista Portafolio

El mundo en un plástico

Las tarjetas turísticas se ponen de moda entre los viajeros, gracias al ahorro de hasta 40 por ciento que ofrecen.

Ambiente laboral

Las city cards pueden dividirse en dos grandes grupos.

iStock

POR:
Portafolio
diciembre 21 de 2018 - 10:29 p.m.
2018-12-21

Es una tendencia mundial en el sector turístico. Cada vez más ciudades y destinos ofrecen una City Card, o tarjeta turística, que integra en una sola compra el acceso a los principales monumentos y atracciones de la misma.

En muchos casos, además, suele incluir ventajas adicionales, como des- cuentos en comercios y restaurantes así como, no menos importante, fast track, o acceso sin necesidad de hacer fila a algunos museos y otros lugares de interés. Esto es especialmente llamativo los fines de semana o en temporada alta, cuando los centros urbanos suelen recibir más visitantes.

Por supuesto, el principal beneficio de estas tarjetas es el importante ahorro que los viajeros pueden obtener. Según un análisis comparativo realizado por Civitatis.com –la compañía líder en distribución online de actividades, excursiones y visitas guiadas en español en los principales destinos turísticos del mundo–, es posible, por ejemplo, economizar hasta el 40 por ciento sobre la compra individual de entradas.

En general, se puede concluir que a pesar de que se utilice poco la tarje- ta, siempre resulta ventajosa. Ofrece la posibilidad hacer compras online por adelantado y, de esta forma, controlar el presupuesto de viaje y olvidarse de tener que pagar en el destino, en cada taquilla, luego de sufrir interminables colas.

¿Cómo elegirlas?

Las city cards pueden dividirse en dos grandes grupos. Algunas ofrecen acceso a todo su catálogo de museos, monumentos y servicios por un periodo de tiempo. Un ejemplo es la Paris Pass, que se puede comprar por uno, dos o tres días, y da acceso gratuito a todo su portafolio cultural durante ese periodo. En algunas metrópolis, este tipo de tarjetas suele incluir el uso ilimitado de transporte público por el tiempo contratado, algo importante en Europa o Estados Unidos, ya que supone un ahorro adicional relevante.
Otras, como la London Explorer Pass, se pueden utilizar en un tiempo no definido y permite visitar tres, cinco o siete atracciones, sin plazo. Funciona como una compra conjunta deentradas con descuento.

Para valorar si una City Card le es interesante a un viajero hay que, por lo tanto, saber si se desea realizar una visita intensiva en los lugares o, por el contrario, si se prefiere descubrir una ciudad sin prisas. Además, en los destino más turísticos  del mundo existe incluso competencia entre varias City Cards que pugnan por ofrecer el mejor servicio.

Otro aspecto importante a la hora de comprar una tarjeta de estas es saber si incluye los autobuses turísticos, que facilitan recorrer la ciudad para obtener un primer vistazo y suelen permitir subir y bajarse en sus paradas, ubicadas generalmente en los principales puntos de interés de las urbes.

Las más populares

Según el portal especializado en reserva de actividades y tours Civitatis.com, estas son algunas de las tarjetas turísticas más populares en el mundo:

NY Explorer Pass. Permite escoger el acceso gratuito a tres, cuatro, cinco, siete u 11 atracciones de la ciudad. Ofrece absoluta flexibilidad, se puede decidir
sobre la marcha cuáles de las 62 atracciones incluidas se desea visitar. Incluye el autobús turístico. Los niños de 3 a 12 años pagan precio reducido.

Omnia Vatican & Rome. Facilita el acceso gratuito y sin filas a las principales atracciones de Roma y del Vaticano, incluyendo el Coliseo, el Foro Romano, la Basílica de San Pedro y la Capilla Sixtina. Además, incluye transporte público ilimitado.

Paris Pass. Tiene acceso gratuito a más de 60 atrac- ciones en París, incluyendo el Palacio de Versalles, el autobús turístico, el Museo del Louvre y un crucero por el Sena.

Vienna Pass. Ofrece acceso gratuito a más de 60 atracciones en Viena, incluyendo los pala- cios Schönbrunn, Hofburg y Belvedere, el autobús turístico, la Catedral o la Casa de Mozart. Se contrata por días e incluye fast track, evitando filas en las taquillas y entradas a las atracciones más populares.

Especial para viajeros con muchas ganas de visitar museos o en poco tiempo la ciudad.
London Explorer. Brinda acceso gratuito a tres, cinco o siete de las principales atracciones de Londres, entre ellas el London Eye y la Abadía de Westminster, lo mismo que a un crucero por el Támesis, un tour por el estadio del Chelsea y un billete para el autobús turístico.

Berlin Welcome Card. Da viajes ilimitados en todos los metros, trenes y autobuses de Berlín, así como descuentos de hasta 50 por ciento en las principales atracciones de la ciudad.

Chicago Explorer Pass. Ofrece 40 por ciento de descuento al comprar un pack de tres o cinco entradas, que incluyen las principales atracciones de la ciudad.

Venezia City Pass. La tarjeta da acceso una vez a cada atracción y es válida durante siete días consecutivos desde el momento de su activación. Se ofrece en dos formatos y ambos incluyen la entrada al Palacio Ducal, además de un número determinado de museos y lugares de interés, de- pendiendo de la tarjeta que se compre: básica o completa.

Brussels Card. Tiene acceso gratuito a 39 museos y monu- mentos de Bruselas, así como importantes descuentos en tiendas, restaurantes y pubs.

Budapest Card. Además de incluir transporte público ilimitado, ofrece ingreso gratuito a los principales museos, entrada al Balneario Lukács e importantes descuentos en el resto de atracciones de Budapest.

Igor Galo
Director de Comunicaciones para América Latina de IE Business School. 


Compartir