1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Tendencias

Con caos se reactivaron las marchas en Colombia

Ayer se realizó la primera jornada de manifestaciones de este año. Los disturbios locales dejaron 10 lesionados y más de 60 detenidos.

Paro

Agentes de la policía antidisturbios bloquean el paso a manifestantes que participan en la jornada de protestas.  EFE

POR:
AFP
enero 21 de 2020 - 10:00 p.m.
2020-01-21

Los colombianos reactivaron ayer las protestas contra el gobierno de Iván Duque con marchas y bloqueos de vías en ciudades como Bogotá, donde estallaron fuertes disturbios que dejaron al menos 10 lesionados y 62 detenidos.

La policía enfrentó con gases lacrimógenos, granadas aturdidoras y chorros de agua a encapuchados que lanzaron piedras y generaron destrozos, La movilización, que incluyó la convocatoria a un “cacerolazo nacional” en horas de la tarde, congeló el tráfico en varios puntos de la capital colombiana.

Antes de caer la noche, los manifestantes hicieron sonar cacerolas y los uniformados bregaban para restablecer el orden en una zona céntrica próxima a la sede de gobierno. La Alcaldía de Bogotá reportó en un comunicado que hubo 19 puntos de concentración, en algunos de los cuales registraron disturbios protagonizados por “una minoría de manifestantes”.

Al menos cinco policías y cinco civiles resultaron heridos en los choques, informó el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez. Además, 62 personas quedaron bajo arresto por “actos de vandalismo, por agresiones a miembros de la fuerza pública”, agregó.

Seis estaciones del sistema de transporte masivo Transmilenio sufrieron daños. En el centro de la ciudad, Flor Calderón, de 60 años y propietaria de un hostal, se interpuso entre los manifestantes y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad), que le impedía el paso a la protesta. “Esto es una lucha para ustedes y los hijos de sus hijos, porque el país está muy mal como va”, imploraba a los uniformados con una bandera blanca.

La mujer dijo a la AFP que volvió a salir a la calle en repudio por la “masacre” de líderes sociales. Además “la educación y salud es pésima, entonces por eso estoy acompañando a estos jóvenes”, agregó.

En otras ciudades como Cali y Medellín también estallaron disturbios.

ESPIRAL DE VIOLENCIA

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, fijó un protocolo para evitar la violencia durante las movilizaciones que prevé una instancia de diálogo antes de activar un uso progresivo de la fuerza policial.

El movimiento de protesta, que congregó multitudes a finales del año pasado, volvió a las calles después de la temporada de vacaciones, con un amplio pliego de peticiones que exigen un cambio de rumbo al gobierno.

Además de cuestionar la política económica, los jóvenes denuncian la espiral de violencia que envuelve a los activistas de derechos humanos y líderes sociales desde que se firmó en 2016 la paz con las Farc, la antigua guerrilla convertida en partido político. Al menos 107 activistas fueron asesinados en 2019, según la ONU, que verifica otros 13 casos.

La mayoría de las muertes ocurrieron en zonas donde operan grupos armados involucrados con el narcotráfico. Naciones Unidas también ha alertado sobre el asesinato de 173 excombatientes rebeldes que depusieron los fusiles.

“A nadie le puede costar la vida defender una posición política o defender una causa social, y por eso es que consideramos que esto es muy importante dentro de nuestras exigencias”, señaló la dirigente universitaria, Jennifer Pedraza.

Convertido en el blanco del mayor descontento, Iván Duque lanzó una iniciativa para conversar con los diferentes sectores, pero el movimiento que aglutina a parte de ellos reclama una negociación directa.

“Desde el 21 de noviembre (cuando iniciaron las manifestaciones) el Gobierno se ha aferrado a una posición en la que una palabra que se llama negociación, se le volvió prohibitiva”, criticó el líder sindical Diógenes Orjuela.

De su lado, Duque rechazó la “violencia” contra la fuerza pública. “Esos actos (...) esas agresiones, también obligan a que tengamos capturas y sanciones ejemplarizantes”, advirtió.


Al mismo tiempo defendió el “ejercicio de conversación nacional” que sostiene. “Queremos escuchar a todos los sectores para que pasemos a una actitud de propuestas, e ir resolviendo necesidades”, dijo.

Compartir